viernes, 21 de febrero de 2020

"Orellas" de Carnaval (con levadura química)


Inmersos ya en pleno Carnaval, os traigo la receta de un dulce muy típico de estas fechas aquí en Galicia, las “orellas”.
Ya tenía una receta de “orellas” publicada en el blog, cuyo enlace os dejo al final de este post, pero hoy os muestro otra para que comparéis y  quedéis con la que más os guste.
De entrada os digo que las dos están deliciosas, a mí por sabor me costaría decantarme por una u otra receta, si bien en textura son muy diferentes. Las que tenía ya publicadas, recién hechas quedan finitas pero al mismo tiempo muy tiernas. Tienen el inconveniente de que conforme pasa el tiempo van perdiendo la frescura del principio.
En cambio, las que os presento hoy, son unas “orellas” con una textura crujiente y quebradiza que me recuerda en cierto modo al hojaldre.  A diferencia de las otras no pierden con el tiempo, ni en lo referente al sabor ni a la textura.
Esta receta es de una amiga, Tere Rico, del blog un momento dulce, lo cual en sí mismo ya es garantía absoluta de éxito, y si encima os digo que con esta receta su autora recibió por dos ocasiones el primer premio en el concurso de la “Orella” del Corte Inglés, ya no hará falta que os siga convenciendo de que es una receta que merece muchísimo la pena, así que paso a detallaros la lista de
Ingredientes:
-1 kg. de harina de todo uso
-1 sobre de levadura royal (16gr.)
-5 huevos caseros
-200ml de anís La Asturiana o El Mono
-10 gotas de esencia de anís de buena calidad (la mía de la marca Arconsa, que compro en la farmacia del pueblo)
-100ml de vino blanco
-2 cucharadas de azúcar
-1 cucharadita de sal
-ralladura de 1 limón
-ralladura de 1 naranja
-200gr. de manteca cocida de  vaca
-aceite de oliva suave o de girasol para freír las “orellas” aromatizado con la piel de 1 limón y un trozo pequeño de canela en rama.
Preparación:
Para preparar la masa de las “orellas” en mi caso utilizo la panificadora, porque me ahorra mucho trabajo (tranquilos,  más abajo os indico cómo amasarlas por el método tradicional)
En primer lugar comienzo por rallar muy finita la piel de un limón y de una naranja. Después añadimos a la cubeta de la panificadora los ingredientes comenzando por los cinco huevos ligeramente batidos, a continuación añadimos las ralladuras de limón y naranja, los 200ml. de anís, la esencia de anís, el vino blanco, la sal y el azúcar, y seleccionamos el programa de solo amasado, que en mi máquina es el número 11 y dura veinte minutos.
Al terminar este tiempo, volvemos a programar de nuevo el mismo programa, y poco a poco vamos añadiendo a la bola de masa que se había formado en la cubeta de la panificadora, pequeñas porciones de manteca de vaca, procurando que se vaya integrando en la masa muy lentamente, y seguimos amasando hasta que esté toda integrada y la masa resultante no se pegue a las paredes. En mi caso opté por programar una tercera vez el programa de solo amasado, pero mereció la pena porque al final quedó una masa con aspecto excelente, que al estirarla era tan finita que casi se podía ver el día a través de ella, no es para menos, pues el proceso de amasado duró exactamente 1 hora 10 minutos, algo casi impensable si se trata de amasar a mano.
Una vez que la masa esté lista la dejamos reposar como mínimo un par de horas, en mi casa la dejé toda la noche en la nevera, y al día siguiente por la mañana la parto con las manos en pequeñas porciones y con un rodillo de cocina las voy estirando y friendo en aceite de girasol o de oliva suave aromatizado con la cáscara de un limón y un trocito pequeño de canela en rama. 
Cuando están doradas por un lado les damos la vuelta para que se hagan por el otro lado, y luego las escurrimos y  las retiramos a una fuente sobre papel absorbente haciendo varias capas e intercalando más papel entre cada una de ellas.
Finalmente cuando estén frías, las espolvoreamos con azúcar glass y las colocamos en una bandeja.
Esta masa también la podéis preparar en la amasadora tipo Kitchendaid o similar, utilizando la pala de amasar, y sino por el método tradicional de siempre, es decir con las manos,  para ello tamizáis la harina junto con la levadura sobre una superficie de trabajo, hacéis un huevo en el centro como si fuese el cráter de un volcán, y en él echáis los huevos ligeramente batidos, la sal, el azúcar, las ralladuras de limón y naranja, la esencia de anís, el licor de anís, y el vino blanco. Vamos amasando hasta formar una bola. En ese momento vais añadiendo la manteca de vaca en pequeña porciones y la vamos integrando poco a poco a la masa. Continuamos amasando con las manos,  hasta que quede una masa lisa que no se peque a la superficie.
Después se deja reposar como mínimo durante un par de horas, y a partir de aquí se procede de igual modo que indico más arriba.
Y para finalizar, antes de despedirme os dejo el enlace a la receta de otros dulces típicos de Carnaval que tengo publicados en el blog.


Finalizo por hoy, vuelvo dentro de unos días. Mientras disfrutad mucho de este fin de semana carnavalero. 

9 comentarios:

  1. Un postre tradicional, muy rico y que trae a mi memoria muchos recuerdos, un beset Maca

    ResponderEliminar
  2. Un dulce típico de carnaval, pero que sienta bien en cualquier época, nunca las prepare, pero guardo tu receta, aunque aquí solo hay manteca de cerdo , supongo que con una buena mantequilla saldrán bien
    Besitos y disfruta del carnaval

    ResponderEliminar
  3. No conocia estos dulces que ricos tienen que estar besitos

    ResponderEliminar
  4. Todas las orejas de carnaval que veo por la red, pues yo no tengo costumbre de hacerlas, me gustan. Un dulce típico de esta fecha, crujiente y buenísimo que con un chocolate caliente no tiene desperdicio. Son parecidas a las tortas fritas que hace mi madre, pero no iguales, aunque por el aspecto que presentan son deliciosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Un Postre ,la verdad para cualquier época del año con lo bueno que está¡¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  6. Te han salido de lujo, vaya de diez, desde que las público son las que hago y las más ricas bikiños

    ResponderEliminar
  7. Yo nunca las he hecho, pero sin duda se ven riquísimas.
    Un día de estos me pongo con ellas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Maca. Hoy acaba el carnaval y mañana miércoles de Ceniza entramos de lleno en la Cuaresma y es en este tiempo en donde afloran infinidad de dulces típicos de estas fechas.
    Como no soy un manitas en cuestión de masa nunca me he propuesto hacerlas aunque leyendo como se hace la masa a mano jj no veo que exista mucha dificultad aunque del dicho al hecho hay mucho trecho jj.
    De lo que sí estoy seguro es de que estas orellas tiene que estar exquisitas. solo con verlas apetece probarlas y saborearlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Uuuuumm relamiéndome estoy doy fe que estás orellas están de muerte relenta no lo siguiente 😋 tienes razón todo lo que hace nuestra querida Tere es éxito asegurado.
    Te han quedado de relujo 👏👏
    De buena gana metía la mano y daba cuenta de unas cuantas este año apenas las he catado 😉
    Bicos mil y feliz finde wapisima 😘

    ResponderEliminar