domingo, 23 de diciembre de 2018

Surtido de mantecados y polvorones

Mañana es día de Nochebuena, y el dulce que os traigo seguro que forma parte de la sobremesa en muchos de vuestros hogares, y me atrevería a decir que en la mayoría de los casos serán comprados, por eso os pongo la receta, porque como lo casero no hay nada, y todavía quedan muchas fiestas por delante..., y sino la guardáis para las del próximo año :)
El origen de los polvorones y mantecados se sitúa según unos en la localidad sevillana de Estepa, y según otros en la localidad malagueña de Antequera. Sea como fuere, en ambas localidades, distantes entre sí unos 50 kilómetros, era frecuente el uso de manteca de cerdo para las elaboraciones reposteras, con el fin de dar salida a las excedencias de este producto que abundaba en la zona debido a los numerosos bosques de encina cuyo fruto, la bellota, servía de alimento a los cerdos. Aparte de las encinas, también el cultivo de trigo era importante en la zona, con lo cual había abundancia de los dos ingredientes principales de polvorones y mantecados: la harina de trigo y la manteca de cerdo.
A diferencia de lo que ocurre con otros dulces típicos de la Navidad como los mazapanes y los turrones, de los cuales existen recetas antiquísimas, en el caso de polvorones y mantecados apenas hay documentos anteriores al s. XIX.
En cuanto a la diferencia entre unos y otros, la principal es que los polvorones incluyen en sus ingredientes una pequeña cantidad de almendra, con lo cual en realidad los polvorones vienen siendo una especialidad de mantecados.
Y después de esta breve introducción, y antes de entrar en materia, comentaros que en  esta ocasión los hice de 4 variedades: de almendra, de canela y ajonjolí, de limón y de chocolate. Para elaborarlos necesitaréis los siguientes
Ingredientes (comunes para las 4 variedades):
-180gr. de harina de trigo
-90gr. de manteca de cerdo
-90gr. de azúcar glas
Para los de almendra
-sustituir 50gr. de harina de trigo por 50gr. de harina de almendra (almendra molida)
-1 puñadito de granillo de almendra (almendra picada)
Para los de chocolate
-25gr. de chocolate puro en polvo
Para los de limón
-la cáscara de 2 limones (solo la parte amarilla)
Para los de canela y ajonjolí
-2 cucharaditas de canela molida
-un puñadito de semillas de ajonjolí (sésamo)
Preparación:
Lo primero que debemos hacer es tostar la harina de trigo, la harina de almendra (almendra molida), el granillo de almendra (almendra picada) y las semillas de ajonjolí, para ello colocamos una sartén antiadherente al fuego, y echamos la harina de trigo (mejor en varias tandas porque es bastante cantidad para echarla toda de golpe), removemos con una cuchara de madera hasta que coja un ligero color tostado. Sacamos a un recipiente, dejamos enfriar y reservamos. Hacemos lo mismo con la harina de almendra, el granillo de almendra y las semillas de ajonjolí. Dejamos enfriar cada ingrediente por separado y reservamos. Este paso se puede hacer la víspera para aligerar carga de trabajo.
A continuación vamos con la elaboración de los polvorones y mantecados propiamente dicha, empezando por los de limón, para ello echamos en un cuenco 180gr. de harina de trigo tostada que teníamos reservada, 90gr. de manteca de cerdo, 90gr. de azúcar glas (yo he usado azúcar normal que pulvericé en la thermomix 15 segundos / velocidad progresiva 5-7-10), y la ralladura de dos limones (en mi caso añadí a la thermomix sobre el azúcar pulverizado, la piel de los dos limones sin nada de parte blanca, y programé de nuevo 15 segundos /velocidad progresiva 5-7-10, y el contenido resultante lo añadí al cuenco con el resto de ingredientes) Mezclamos todo bien con las manos hasta que todos los ingredientes se integren y podamos formar un cilindro sobre la encimera. Envolvemos el cilindro de masa en papel film y lo guardamos en el frigorífico durante al menos 4 horas.
Para hacer los de chocolate procedemos de la misma manera que con los de limón, solo que en vez de ralladura de limón, añadimos al cuenco junto con los 180 gr. de harina, 90gr. de  manteca de cerdo y 90gr. de  azúcar glas, 25gr. de chocolate puro en polvo. Procedemos de la misma manera, es decir, amasamos bien con las manos, hacemos un cilindro y guardamos en la nevera durante 4 horas.
Para los de canela y ajonjolí añadimos al cuenco además de los 180gr. de harina de trigo, 90gr. de manteca de cerdo, 90gr. de azúcar glas, un puñadito de semillas de ajonjolí tostadas y dos cucharaditas de las del café de canela molida. Amasamos de la misma manera, formamos un cilindro y guardamos también en el frigorífico.
Por último para los de almendra, haremos exactamente lo mismo, solo que en este caso a los ingredientes comunes le añadimos un puñadito de almendra picada la cual habíamos tostado anteriormente y añadimos también 50gr. de harina de almendra, la cual restaremos de la harina de trigo, es decir, que en esta receta los ingredientes serían: 130gr. de harina de trigo tostada, 50gr. de harina de almendras tostada, un puñadito de almendras picadas, 90 gr. de azúcar glas y 90 gr. de manteca de cerdo. Amasamos bien, formamos un cilindro y guardamos en el frigorífico 4 horas.
Una vez pasadas las 4 horas reglamentarias, precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo, y mientras se calienta el horno sacamos los cilindros de masa del frigorífico y con un cuchillo vamos cortando discos que colocamos en la bandeja sobre papel de hornear.
A continuación horneamos hasta que veamos que empiezan a dorarse y a resquebrajarse por los laterales, y dejamos enfriar sin manipularlos, porque sino se romperían.

Polvorones de limón y  de almendra  recién salidos del horno
Polvorones de canela con ajonjoli y de chocolate recién salidos del horno
Cuando estén fríos podéis envolverlos en papel seda de colores que tienen a la venta en cualquier librería, y  listos para guardar en una lata ó caja hermética hasta el momento de servir.
Puede parecer un poco latosa la receta, pero creedme que no lo es, y el resultado merece mucho la pena, además de porque están muy ricos, por la satisfacción de haberlos hecho nosotros mismos..., por no hablar del aroma que impregna toda la casa, aroma a Navidad diría yo...
Y llegados a este punto, en unas fechas tan señaladas, desearos de corazón que disfrutéis mañana de la noche más especial del año, que paséis un buen día de Navidad, y cómo no, que Papá Noel os traiga muchos regalos.
FELIZ NAVIDAD!!! 

jueves, 20 de diciembre de 2018

Langostinos a la plancha

Se acercan las fiestas y seguro que la mayoría ya tenéis el menú decidido, si no es así, aquí va una sugerencia, que a buen seguro estará presente en las mesas navideñas de muchos hogares de nuestro país, pues el marisco en esta época es muy consumido, y los langostinos tienen un precio razonable comparado con otros mariscos, y además se preparan en un abrir y cerrar de ojos, y gustan a casi todos.
Os indico cómo los preparo yo en casa.
Ingredientes:
-Langostinos, gambas o gambones
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal gruesa o en escamas
-un manojo pequeño de perejil picado
-2 dientes de ajo
-1 limón
Preparación:
En primer lugar echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra en la plancha o bien en una sartén antiadherente, cuando el aceite esté muy caliente echamos los langostinos. Es importante que el aceite esté bien caliente, para que se brasee la cáscara y que la carne del langostino quede al dente, porque si tiene poca temperatura, aparte de que nos llevará más tiempo, terminarán cocidos por dentro, y eso debemos evitarlo.
Aparte, en un tarro de cristal limpio, echamos medio vaso de aceite de oliva virgen extra, un puñadito de perejil finamente picado y dos ajos también bien picados. Tapamos el tarro con la tapa y batimos enérgicamente para que se mezcle todo bien. (Esta mezcla la podemos hacer con anterioridad, incluso la víspera)
Cuando los langostinos empiecen a dorarse por uno de los lados, añadimos un poco de sal gruesa ( yo prefiero la sal en escamas), damos la vuelta y regamos con una cucharadita de la mezcla del tarro.
Dejamos que se cocinen por  ese lado y cuando estén por ambas partes retiramos a una fuente y servimos acompañados de rodajas de limón para que cada comensal haga uso de él, rociándolos por encima. ( En la foto falta el limón porque lo tenía en una bandejita aparte)
Como veis en una receta de lo más fácil y sencilla, tanto que quien más quien menos los ha preparado en alguna ocasión, y las fiestas que se aproximan son una de esas ocasiones especiales en las que disfrutar de un bocado tan exquisito como éste.
Nos vemos dentro de unos días, de nuevo con una propuesta para estas fechas tan señaladas. ¡Estad atentos! 
Saludos

domingo, 9 de diciembre de 2018

Almendras de Navidad rellenas



Bueno, pues ya con la Navidad en estado ON en nuestra casa, es el momento de ir preparando algunos dulces propios de estas fechas para que luego no nos coja el toro, y en esta ocasión le toca el turno a la almendras rellenas.
Las preparé por primera vez el año pasado, pues una buena amiga me hizo llegar las cascarillas que se necesitan para ello, y que no son fáciles de encontrar a la venta.
Hay una tienda en Avilés (Asturias), que se llama La Colosal, que las vende,  pero solo disponen de tienda física, no tienen tienda online. Aun así, tiempo atrás, había gente que se ponía en contacto telefónico con ellos y realizaban envíos, pero ahora ni eso, porque la demanda creció tanto que no daban abasto.
Hay otra empresa llamada Obleas Pastor, que sí vende online, a profesionales y creo que también a particulares, de modo que si estáis interesados en adquirir las cascarillas para preparar vosotros mismos en casa estas riquísimas almendras rellenas, os dejo el enlace aquí.
Por último comentaros que la receta que he seguido es la de Belén Deldado del blog Eltoque de Belén, el cual, a los que no lo conozcáis, os aconsejo que le echéis un vistazo, ya veréis que maravillas salen de su cocina.
Y sin más dilación os detallo lo que necesitáis para elaborar este rico dulce navideño
Ingredientes:
-125gr. de almendras tostadas
-125gr. de avellanas tostadas
-110gr. de azúcar glas
-55gr. de chocolate con leche
-55gr. de chocolate blanco
-100gr. de cascarillas de almendra
Preparación:
En primer lugar picamos las almendras y las avellanas con un robot de cocina, echamos el contenido en un cuenco. Añadimos el azúcar glas y mezclamos bien.
A continuación ponemos un cazo al fuego al baño María y derretimos los dos tipos de chocolate. También podemos hacerlo en el microondas a pequeños intervalos, y removiendo de cada vez, para que no se queme.
Cuando el chocolate esté derretido lo añadimos a la mezcla anterior y con una espátula o con una cuchara se integra bien. Por último con la pasta obtenida vamos rellenando las cascarillas, se junta cada mitad y se aprieta ligeramente. Si sobresale algo del relleno se retira con las manos.
Estas almendras rellenas se conservan sin problema durante un mes, si las guardáis  en un recipiente hermético, o en una bolsa bien sellada, de manera que si las preparáis ahora, para las fiestas estarán incluso más ricas, pues es como si los sabores se asentaran.
Pues como habéis podido comprobar, más fáciles de hacer imposible, así que ánimo y manos a la obra.
Y por hoy termino, el próximo día os traeré una nueva propuesta para la próximas fechas. Hasta entonces, sed muy felices. 
Saludos