miércoles, 12 de febrero de 2020

Botelo con grelos y patatas


El tiempo pasa muy deprisa, y ya tenemos a la vuelta de la esquina el Carnaval (Entroido como lo llamamos aquí en Galicia)
En nuestra tierra esta época se vive muy intensamente, también en lo referente a la gastronomía, y es ahora cuando los cocidos con verduras de la huerta (generalmente grelos y en menor medida repollo) y los productos de la matanza del cerdo (lacón, orella, chorizos, botelo, androlla, etc.)  tienen más demanda.
El cocido que os traigo hoy tiene como ingrediente principal un embutido que recibe el nombre de botelo, y que es muy típico de localidades como la lucense de A Fonsagrada, y sobre todo  la orensana de O Barco de Valdeorras. En esta última celebran todos los años en el mes de enero la fiesta gastronómica del botelo, cuya finalidad es exaltar las virtudes gastronómicas del producto estrella de esta tierra,  el cual cuenta con la distinción de “Indicación Geográfica Protegida de Botelo de Galica” desde el año 2009, y cuya fiesta de exaltación ha ido creciendo en aceptación y número de visitantes desde su primera edición allá por el año 2001, lo que le ha permitido en el año 2014 ser reconocida como “Fiesta de Interés Turístico de Galicia”
Para los que sois de fuera de Galicia y no conocéis este embutido, deciros que se elabora a base de piezas troceadas del despiece del cerdo, fundamentalmente costillas, condimentadas y embutidas en el estómago del animal, que luego es ahumado y semicurado.
Y después de esta breve introducción, paso a detallaros los ingredientes que necesitáis para preparar este rico cocido con botelo. Son los siguientes:
-1 botelo de 1kg. aproximadamente
-1  trozo de carne salada de cerdo (en esta ocasión utilicé costilla)
-1 manojo grande de grelos frescos (con la cocción merman mucho) ó 1 repollo mediano
-1kg. de patatas
Preparación:
Ponemos el botelo y la carne, previamente desalada, en una olla bastante grande y alta, y cubrimos con agua hasta que falten como tres dedos para el borde. Llevamos al fuego y dejamos cocer lentamente por espacio de unas dos horas aproximadamente.
Entretanto limpiamos bien los grelos enteros (si usamos repollo, cortado en hojas) bajo el grifo del agua fría (vigilando que no se cuele ningún intruso, jeje...) y reservamos.
Aparte pelamos las patatas, las lavamos y las reservamos enteras.
Transcurridas las 2 horas, tanto la carne como el botelo ya deberían estar cocidos, de manera que los retiramos a un plato y retiramos también  parte del agua de cocción de las carnes y el embutido a una olla más  pequeña y ponemos al fuego.
En la olla grande añadimos los grelos limpios y enteros, y  encima le ponemos el botelo para que le haga peso y no suban a la superficie.
En la olla pequeña añadimos la patatas que teníamos peladas. Se añaden enteras y se deja hervir al fuego, tanto la olla de las patatas como la de los grelos hasta que estén perfectamente cocidos. En los últimos minutos de cocción comprobamos la sal tanto de la verdura como de las patatas, y después retiramos a unas fuentes, y vamos sirviendo las patatas por un lado, los grelos por otro, y  la carne junto con el botelo, previamente abierto por la mitad, por otro.
En casa nos gusta prepararle un sofrito con un par de dientes de ajo fileteados y aceite de oliva. Cuando el ajo empieza a tomar color retiramos la sartén del fuego, le añadimos  una cucharadita de pimentón dulce de calidad, removemos bien, y ese sofrito se lo echamos a la verdura y a las patatas por encima.  
En la foto apenas se aprecia el sofrito, pero tened en cuenta que no se trata de hacer un gran sofrito que le reste protagonismo a los grelos y a las patatas, sino de enriquecerlos.
En esta ocasión como me sobró caldo de la cocción del botelo y de la carne para después cocer la verdura y las patatas, ese caldo que me sobró lo puse en otra olla, la puse al fuego, y cuando comenzó a hervir le añadí unos fideos finos, y así de primero tomamos una rica sopa, que cuando hace frío sienta muy bien y sabe a gloria.


Realmente en este tipo de plato nos se desaprovecha nada, pues al día siguiente como nos sobró carne y botelo, pues solo somo tres personas en casa, piqué bien las sobras y con una bechamel hice unas deliciosas croquetas de cocido, pero esas os pondré la receta en otra ocasión.
Y poco más, espero que os haya gustado mi receta de hoy, y si tenéis la oportunidad de conseguir un botelo no dudéis en ponerla en práctica, en caso contrario si venís de visita a Galicia  en época de cocidos os aconsejo que no os vayáis sin probar esta exquisitez.
Un beso, nos vemos dentro de unos días. Mientras tanto sed felices.

10 comentarios:

  1. Que cosa más rica, y un buen plato de cuchara para templar el alma. Que bueno es que no se pierda la gastronomia popular y tradicional de cualquier parte de nuestro país, porque esto forma parte de nuestra cultura, un beset

    ResponderEliminar
  2. Hola Maca, seguro que es delicioso veo que es un plato como de sopa y aquk en casa la sopa encanta y la carne muy bien empleada yl también las utilizo depues, suelo hacer croquetas.
    Un beso y a disfrutar de los carnavales.

    ResponderEliminar
  3. No lo he probado , pero tiene una pinta muy rica
    bss

    ResponderEliminar
  4. Aún estoy recordando la comilona que nos pegamos a botelo en A Fonsagrada hace un tiempo, qué rico estaba !
    En casa no lo hice nunca y ya acompañado de los grelos y las patatas , delirio puro. Ya me imagino como lo habéis disfrutado Maca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No conocia esta receta pero se ve muy rica besitos guapa

    ResponderEliminar
  6. Me llevo la propuesta pues tngo botelo ,lo compré en Cambados en el día de mercado......
    Seguro que gusta en casa
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  7. Imagino que un plato de este cocido es para campeones, ya que es contundente. No es como los que conozco, pero si lo probara no dudo que me gustaría, aunque no pudiera comer mucho. Son las comidas de siempre que no hay que perder nunca.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Esto es poderío ¡si señor! porque donde esté un botelo ¡hay fartura!
    Tuve la suerte de ir varios años a la Fiesta del Botelo del Barco, y como lo disfruté, porque a mi lo que más me gusta del cocido, es el chorizo, la verdura y las patatas, pero un buen botelo, para mi es mucho mejor que un chorizo, así que disfruto como una enana.
    Esa fuente tuya, me tienta una barbaridad.
    Beso enorme guapa y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Nada como el botelo y para completar el comentario cabe decir ...do mar o mero e do barco o botelo ...ayer para comer hice androlla con chorizos ,lacon panceta, garbanzos ,patatas y repollo de asa de cantara de la huerta de mis tios ains madre como nos pusisimos moraos es poco.
    Aun asi es ver tu fuente y darme ganas de repetir de nuevo que rico esta ,una pena no poder meter la mano por que si no me llevaba un buen plato para comer hoy.
    Para no variar te ha quedado un plato de relujo .
    Bicos mil y feliz inicio de semana wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  10. Maca, no he tenido la oportunidad de probar este embutido, ya me gustaría. Veo que has aprovechado estupendamente la receta, pues además hiciste el caldo y las croquetas, así que genial tu propuesta porque veo que lo habéis disfrutado mucho

    Abrazos!!

    ResponderEliminar