jueves, 30 de abril de 2020

Donuts caseros con glaseado


Hace unos días subí las fotos a facebook e instagram de unos donuts que me pidieron y llevaba años sin hacer, y a raíz de eso varias personas me pidieron la receta, de modo que aunque tengo más de cincuenta recetas pendientes en la carpeta de borradores esperando a ver la luz, y no tenía pensado publicarla por el momento, hoy le toca a los donuts.
 No solo os voy a  dar la receta, sino que visto el interés que despertaron mis donuts, al final os daré una serie de consejos para que nada quede fuera de control en el caso de que os animéis a prepararlos y que el resultado no sea el esperado por vosotros, sino que sea mucho mejor del que podáis esperar, porque os aseguro que si seguís los consejos lograréis unos donuts caseros que os sorprenderán, tan tiernos como los comprados, e incluso más ricos y lógicamente más sanos, así que paso ya a detallaros la lista de
Ingredientes:
-250ml de leche entera
-500gr. de harina de fuerza
-70gr. de azúcar
-1 huevo
-50gr. de mantequilla
-25gr. de levadura fresca de panadería ó 9gr. de levadura deshidratada de panadería
-una pizca de sal
-cáscara de media naranja
-cáscara de medio limón
-1/2 vaina de vainilla o 1 cucharada de vainilla líquida
-4 vainas de cardamomo (opcional)
-aceite de girasol para freír.
Para la glasa:
-250gr. de azúcar glas
-6 cucharadas de agua (ver consejos y observaciones al final)
-1cucharada de zumo de limón
Preparación:
La masa de los donuts la podéis preparar en la panificadora, en la amasadora, en la thermomix, e incluso a mano. Yo en esta ocasión la hice en la panificadora, pero os indicaré también cómo hacerlos en la thermomix y cómo hacer para amasarlos a mano.
Independientemente de dónde amasemos, lo primero que debemos hacer es aromatizar la leche, para ello ponemos al fuego 300ml de leche (no me he equivocado, he puesto en los ingredientes 250ml porque esa es la cantidad que realmente necesitamos, pero debemos echar algo más porque al hervir se evapora y si echamos la cantidad justa luego no obtendremos los 250ml que nos hacen falta) junto con las cáscaras de naranja y limón, la media vaina de vainilla abierta por la mitad longitudinalmente, y las semillas de cardamomo. Tan pronto como levante el hervor, apartamos del fuego y dejamos enfriar.
Para preparar la masa en la panificadora, colamos la leche para retirar las cáscaras de los cítricos, la vainilla y el cardamomo y echamos 250ml en la cubeta, junto con el azúcar, la sal, el huevo, la harina y la levadura por ese orden. A continuación seleccionamos el programa de amasado con fase posterior de levado, que en mi máquina es el número 7, y tiene una duración de 1hora y 30 minutos, de los cuales los primeros 20 minutos son de amasado y los restantes de levado. Finalizado el programa, retiramos la masa de la cubeta a una superficie untada con aceite de girasol, desgasificamos y con ayuda de un rodillo de cocina estiramos la masa dejándola con un grosor de aproximadamente 1cm. Después cortamos los donuts de un diámetro aproximado de 10cm. para ello hay unos cortadores especiales, pero si no los tenéis os podéis ayudar de un vaso por la parte del borde, y para el hueco central podéis emplear un tapón de una botella como el de la coca cola por ejemplo. Después los vais colocando sobre cuadraditos de papel de hornear  untados también en aceite de girasol. Cuando los tengáis todos cortados y colocados sobre los trozos de papel de hornear, los cubrís con film transparente, y dejáis que vuelvan a subir un poco, al menos 30 minutos si la temperatura ambiente es alta, sino necesitarán más tiempo, incluso hasta 1 hora.
Seguidamente ponéis un cazo alto y estrecho con aceite de girasol al fuego, dejáis que coja una temperatura ni muy alta ni demasiado baja, y vais echando los donuts de uno en uno en el aceite, cogiéndolos por el papel de hornerar, dejando que se doren primero por una parte y luego le dais la vuelta y los dejáis dorar por la otra. A continuación los vais retirando a una fuente sobre papel absorbente.
Al terminar de freír todos los donuts, se prepara la glasa para ello en un cuenco mezclamos el azúcar glas, el agua y el zumo de limón, y después con un pincel de cocina pintamos todos los donuts con la glasa, y dejamos secar sobre una rejilla entre 15 y 30 minutos, y listos ya para degustar. 
Así, recién hechos, es como mejor están, porque con el tiempo se resecan, para ello es importante meterlos en una lata o sino cubrir el recipiente en el que estén con papel film, para que no entre aire y se mantengan frescos el máximo posible, y aun así no aguantan mucho. Al día siguiente de hacerlos ya no saben igual, es lo malo que tienen. 
Si en lugar de la panificadora optáis por amasar a mano, que sepáis que no tiene ninguna dificultad, en ese caso tamizamos la harina y la echamos en un cuenco,  la mezclamos junto con la sal y el azúcar. Luego hacemos un hueco en el centro como si se tratase del cráter de un volcán, y en él añadimos la levadura disuelta en la leche, el huevo ligeramente batido y la mantequilla a temperatura ambiente, y mezclamos bien con una cuchara o una espátula de madera hasta que ya no se pueda seguir trabajando la masa con ella.
En ese momento espolvoreamos una pizca de harina en la encimera y seguimos amasando durante aproximadamente unos 10 ó 15 minutos, hasta conseguir una masa lisa, sin ningún grumo, y que no se pegue a la superficie de trabajo.
Después pasamos de nuevo la masa al  cuenco en el que se inició el amasado, tapamos con papel film, esperamos a que doble el volumen, lo cual dependerá de la temperatura ambiente, y cuando eso suceda, desgasificamos, estiramos con el rodillo, los cortamos, los dejamos levar nuevamente tapados con papel film, y después los freímos y finalmente los pincelamos con la glasa de la misma manera que comenté más arriba.
Para preparar la masa en la amasadora,  simplemente añadimos todos los ingredientes en el vaso, dejamos amasando entre 10 ó 15 minutos, luego esperamos a que leven hasta que doblen el volumen, después desgasificamos, estirarmos la masa con el rodillo, cortamos los donuts, los dejamos tapados para que vuelvan a levar y luego freimos  y pincelamos con glasa.
Por último si optáis por la thermomix para prepararlos debéis seguir los siguientes pasos:
1- Echamos la leche en el vaso, y programamos 1minuto/ temperatura 37º/velocidad 1
2- Añadimos la levadura y programamos 30 segundos / velocidad 3
3- A continuación echamos en el vaso el resto de ingredientes: el azúcar, la mantequilla, el huevo, la harina y la pizca de sal y programamos 3 minutos/ sin temperatura/ velocidad espiga. Al terminar dejamos que la masa leve hasta que suba por el bocal.
4- Cuando la masa asome por el bocal, programamos de nuevo 1 minuto/ sin temperatura/ velocidad espiga para desgasificarla
5- Sacamos la masa del vaso y la echamos sobre la encimera untada con aceite de girasol, la extendemos con un rodillo, y seguimos con la secuencia ya descrita que consiste en cortar los donuts, dejar que leven de nuevo, freirlos y por último  pincelarlos con la glasa.
Consejos y observaciones:
-En la lista de ingredientes os hablo del cardamomo para perfumar la leche. Esta especia muy utilizada en la cocina hindú, no es fácil de encontrar en las tiendas de alimentación, pero imagino que en las herboristerias lo encontraréis sin dificultad, pues tiene varias propiedades medicinales.
En todo caso en la sección de gourmet del Corte Inglés la tienen porque en alguna ocasión las compré allí. También en internet están a la venta. Las que tengo ahora en casa las compré por Amazon.
Es verdad que esta especia le da un aroma especial a los donuts, pero no es imprescindible en absoluto, eso sí, en caso de que no la utilicéis os aconsejo que en lugar de emplear la cáscara de media naranja y de medio limón para perfumar la leche, echéis la cáscara completa de cada uno de ellos.
-Respecto a lo de perfumar la leche, a mí parecer, es lo que marca la diferencia entre unos donuts ricos, y unos donuts irresistibles. Si no perfumamos la leche, no aportamos aroma, y al final el donuts no dejará de ser una masa dulce tierna y esponjosa pero sin más.
Respecto a este mismo tema, en la lista de ingredientes os menciono las vainas de vainilla o bien la vainilla líquida. A los más puristas nos gusta más el producto natural, es decir la vainilla en vaina, pero la esencia de vainilla también le aporta mucho aroma. Lo único que en caso de optar por esta opción la añadáis a la leche una vez que haya hervido con las cáscaras de los cítricos y haya enfriado.
-En el desarrollo de la receta os hablo de ir colocando los donuts una vez cortados sobre cuadraditos de papel de hornear untados con aceite (cada donut en un cuadradito) Esto se hace para que al trasladarlos hasta  el aceite donde los vamos a freír, como han estado levando han crecido, y si los tocamos con las manos pierden volumen y se deforman.
Se trataría de coger el donut en el papel, y  volcarlo sobre el aceite con cuidado de no quemarse. Si os da miedo que os salte aceite y os podáis quemar, echad el papel también dentro, luego con una pinza de cocina cuando le vayáis a dar la vuelta al donut para que se dore por la otra parte, lo retiráis.
-Respecto a la glasa con la que se pincelan los donuts, necesitáis 6 cucharadas de agua si se utiliza azúcar glas del comprado porque ese contiene almidón, pero si utilizáis azúcar blanco normal del que teneis en casa y lo pulverizáis vosotros con la thermomix u otro robot de cocina, entonces en lugar de 6 cucharadas, poned sólo 4.
-Por último, para freír los donuts os aconsejo que utilicéis un cazo estrecho y hondo por dos motivos. Primero porque así es más económico ya que vais a utilizar menos aceite, y segundo y  fundamental, porque es conveniente freir los donuts de uno en uno, pues así la temperatura del aceite se mantiene constante y es más fácil de controlar, ya que la temperatura del aceite es fundamental porque si está muy alta, se dorarían muy pronto por fuera pero quedarían sin terminar de hacer por dentro, y si está muy baja, absorben aceite y no quedarían bien. Los donuts deben resultar tiernos, esponjosos, pero nada aceitosos. De hecho el aceite de la fritura apenas baja después de haberlos freído todos.


Mirad cómo queda el glaseado, y en la foto del corte que podéis ver abajo se aprecia perfectamente la esponjosidad
Bueno, pues con todos estos consejos espero que si os animáis a prepararlos no tengáis ningún problema, pero si os surge alguna duda me escribís un correo en el formulario de contacto, y en cuanto me sea posible gustosamente os responderé.
Y por hoy nada más, feliz fin de semana. Hasta la próxima

martes, 14 de abril de 2020

Monas de Pascua 2020

Después de un parón inesperado, vuelvo de nuevo para enseñaros las monas de Pascua que preparé este año, que ha sido tan atípico para todos.
Muchas cosas han pasado por mi cabeza desde que edité la anterior entrada hace algo más de un mes, porque también muchos han sido los cambios que se han producido desde entonces.
De repente el mundo se paró, el peligro aparecía por todas partes, y actividades tan cotidianas y necesarias como salir a hacer la compra se han vuelto peligrosas, y en mi caso que vivo con mi madre que es dependiente y está diagnosticada de demencia, reconozco que el miedo se apoderó de mí y por momentos me sentí bloqueada. 
Por un lado me hubiera gustado ser de otra manera, que las cosas no me afectaran tanto, pero por otra parte me gusta ser así, mi lema en la vida podría resumirse en el título de la canción del  cantautor argentino León Gieco, “Sólo le pido a Dios que la vida no me sea indiferente”
No quiero que me sea indiferente el dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos estos días sin poder acompañarlos en su final ni darle una despedida como se merecían, no quiero que me sea indiferente la muerte de nuestros mayores por mucho que  por su edad tengan el ciclo vital completado, no quiero que me sea indiferente la injusticia, el abuso al más débil, el abandono y maltrato de animales, y tantas y tantas cosas... Como me dice mi pareja: “no se puede ir por la vida como vas tú, sin piel, porque así todo te roza, todo te hace daño”  y es verdad, tiene razón, pero para mí no es un signo de debilidad en contra de lo que puedan pensar algunas personas.
Los estúpidos son felices casi a tiempo completo, y cuando no lo son, tampoco sufren, porque no sienten y por ello no sufren. Aunque casi mejor que no sientan, porque si un estúpido siente algo, será siempre algo malo, será envidia, el gran mal de nuestro tiempo. De lo que no se dará cuenta nunca un estúpido es que la envidia hace daño a quien la siente, no a quien va dirigida.
Pues lo dicho, yo no quiero ser estúpida, y mucho menos envidiosa, quiero continuar sintiendo la vida con intensidad, eso me hará llorar de dolor y tristeza en muchos momentos, pero también de emoción en muchos otros, como cuando veo una película o escucho una canción bonita, o cuando releo los poemas que Rosalía de Castro le dedicó a su madre, o las nanas de la cebolla o la elegía a Ramón Sijé que escribió Miguel Hernández, en definitiva, quiero seguir disfrutando de todo eso que un estúpido y un envidioso nunca entenderán.
Y por supuesto, quiero seguir cocinando que me encanta y me relaja. Resulta curioso que debido al confinamiento mucha gente se ha metido entre fogones, y las redes están llenas de imágenes que ilustran el resultado, en cambio yo estos días no he sido capaz de preparar ninguna receta nueva, he cocinado solo lo justo, y eso que tengo una amplia lista de recetas pendientes. Como afortunadamente tengo también una larga lista de recetas esperando a ser editadas, confío en al menos ir sacando algunas a la luz.
De momento en esta entrada no os muestro ninguna receta, como os dije más arriba os voy a enseñar las monas de Pascua que preparé este año. Espero que os gusten.
Como novedad este año hice una mona de Pascua de galletas, con unos cortadores de la marca Tescoma que compré hace años, los cuales simulan un jardín de hierba verde. En el centro como podéis ver en la foto de arriba puse unos caramelos y encima de ellos más galletas con forma de mariposas, huevos, conejos y pollitos, y tambíén puse dos huevos de plástico que llevaban dentro una sorpresa monetaria ;)
Las galletas que van dentro me hubiera gustado decorarlas también con glasa blanca, pero dejé todo para el último momento, y como se me echaba el tiempo encima al final no lo hice, una lástima porque hubiera quedado mucho más bonita.
Esta mona me la encargó una amiga para regalarle a su ahijado y al hermano de éste, y quería algo nuevo, diferente, así que me acordé de esos cortadores que tenía todavía sin estrenar, y por lo que me contó le gustó mucho a ella y también a los agasajados.
La receta que utilicé para hacer las galletas es la misma que en su día utilicé para hacer unas galletas con motivos navideños, y la podéis ver pinchando aquí 

Y luego, como este año no he podido salir y comprar chuches como otros años, me limité a hacer la típica Rosca de Pascua (imagen superior), que es igual que el Roscón de Reyes, pero decorado con motivos de Pascua, como pollitos, plumas, etc.
Para hacer la Rosca de Pascua utilicé mi receta favorita que podéis ver pinchando aquí

Una vez hechas solo queda envolver en papel de regalo, si es con motivos de Pascua mejor, atar con una cinta y listo para hacer entrega a los ahijados y mostrarles con ello el afecto y al tiempo cumplir con la tradición.
Y por esta ocasión nada más, nos vemos dentro de unos días, al menos  eso espero, y será con una nueva receta, pero antes de despedirme quiero agradeceros las visitas que durante este tiempo no solo no han disminuido sino que han aumentado. ¡Muchísimas gracias!
Un abrazo