domingo, 10 de marzo de 2019

Fondant casero de nubes (marshmallows)


Dicen que lo prometido es deuda, y hoy quedo en deuda con vosotros, porque os había prometido en el anterior post que en la próxima publicación os traería la receta del cocido con botelo, pero al final, prefiero que siga en la carpeta de borradores, ya le llegará su día, y de momento prefiero darle salida a otras recetas que llevan mucho tiempo allí  en borradores y creo que deben ver la luz primero. Una de ellas es la receta de hoy, el fondant casero de nubes, porque tengo varias recetas de tartas y de galletas decoradas con él y creo que antes de publicarlas, lo que procede primero es que os cuente cómo preparo el fondant, por aquello de empezar por el principio, así que vamos a ello
Ingredientes:
-nubes blancas de azúcar (marshmalows)
-el doble de azúcar glas que de nubes (del comprado porque tiene incorporado almidón)
-1 cucharadita de agua
-colorantes alimentarios (preferiblemente en gel)
-mantequilla
-aromas alimentarios (opcional)
Elaboración:
Untamos con mantequilla un cuenco apto para microondas, echamos en él los marshmalows, junto con unas gotas de aromatizante si queréis darle algún aroma concreto, y una cucharadita de agua, y lo llevamos al microondas por intervalos de 30 segundos.
En cada uno de los intervalos, retiramos el cuenco del microondas, removemos bien con una espátula de madera, y volvemos a introducir hasta que esté todo disuelto.
Seguidamente pasamos el azúcar por un colador para que no lleve grumos y lo vamos agregando poco a poco al cuenco de los marshmallows removiendo primero con la espátula de madera, y luego cuando se va convirtiendo en una pasta manipulable con las manos, nos untamos éstas con un poco de mantequilla, echamos un poco de azúcar glas en la encimera de la cocina, y seguimos amasando y añadiendo azúcar hasta que consigamos formar una bola que no se pegue a las manos.
Cuando hayamos terminado de amasar, lo cubrimos con papel film y lo guardamos en el frigorífico durante al menos 4 horas.
Transcurrido el tiempo de reposo en el frigorífico, dividimos el fondant en tantas partes como colores deseemos obtener, y para teñirlo utilizamos colorantes en gel de los colores elegidos (yo utilizo siempre los de wilton que dan muy buen resultado) añadiéndolos poco a poco con la punta de un palillo, y amasando bien hasta conseguir la tonalidad deseada y un color homogéneo (al principio cuesta algo, pero con un poco de paciencia se consigue)
Y ya tenemos nuestro fondant listo para usar y dar rienda suelta a la imaginación en tartas, galletas, etc.
Pues nos vemos dentro de unos días. Mientras que seáis muy felices. 
Un abrazo

jueves, 7 de marzo de 2019

Roquillas fritas de Carnaval

La receta de rosquillas que os traigo hoy, y otra de cocido con botelo que tengo pendiente, tenía pensado publicarlas en las fechas previas al carnaval, porque ambas son típicas de esta época del año aquí en Galicia, sin embargo por problemas de salud no lo he podido hacer.
Claro que eso no me hubiera ocurrido si las hubiera editado con tiempo para dejarlas programadas, como bien me aconsejó una buena amiga, pero no lo hice y ahora de nada sirve lamentarse
Lo que me ha pasado no ha sido nada grave, ni nada nuevo, ha sido una vez más la alergia... La parte buena es que  poco a poco me estoy sintiendo mejor, que la verdad ya tocaba, porque han sido muchos días con molestias, pero hoy en concreto la mejoría ha sido clara, así que por fin os traigo la receta de estas ricas rosquillas de anís. 
Por otra parte aun estáis a tiempo de prepararlas, porque que si bien los principales días del carnaval ya pasaron, en muchos pueblos, al menos en Galicia, se celebra el fin de semana posterior al miércoles de ceniza, el conocido como sábado y domingo de piñata, que es lo que pone el verdadero punto y final  a estas fiestas. En todo caso se comen aunque no sea carnavales, que nada lo impide y bien ricas que están, así que vamos ya con la receta
Ingredientes
-4 huevos(*)
-12 cucharadas de aceite de oliva suave
-12 cucharadas de leche entera
-12 cucharadas de licor de anís
-12 cucharadas de azúcar
-6 gotas de esencia de anís (yo la compro en la farmacia, porque es más intensa que la que venden en los supermercados, pero hay que tener cuidado de no pasarse con la cantidad)
-harina de repostería (la que admita)
-1 sobre de levadura química Royal
-una pizca de levadura seca de panadería(**)
-cáscara de dos limones ó dos naranjas (sin nada de parte blanca)
-una pizca de sal
-aceite de oliva suave para freír
-azúcar glas para decorar
(*) En esta receta se utilizan 3 cucharadas de aceite de oliva suave, 3 de leche entera, 3 de licor de anís, y 3 de azúcar, por cada huevo que empleemos.
(**) La levadura seca de panadería es un truco que yo utilizo porque me encanta la textura que le aporta a las rosquillas, pero tenéis que emplear muy poquita cantidad, ese es el secreto para que el resultado sea el esperado, porque cuánta más cantidad de levadura de panadero empleéis más se resecan luego las rosquillas
Preparación:
En primer lugar debemos medir el aceite y ponerlo en una sartén al fuego junto con una cáscara de limón ó de naranja y dejarlo hasta que ésta se dore, en ese momento se apaga el fuego, se retira la cáscara de limón, y se deja enfriar el aceite.  Lo de freír el aceite es para sacarle el sabor a crudo, y lo de añadir la cáscara de limón es para aromatizarlo.
Mientras el aceite enfría, batimos los huevos en un cuenco junto con el azúcar, añadimos la leche, el licor y la esencia de anís, el aceite ya frío, y una pizca de sal. Batimos bien toda esta mezcla y después vamos añadiendo harina floja de repostería en pequeñas tandas, ayudándonos primero de una espátula de madera, y luego con las manos. Después de añadir la primera tanda de harina añadimos también el sobre de levadura royal y una pizquita de levadura seca de panadero, mezclamos bien y luego seguimos añadiendo harina según nos vaya pidiendo la masa. Al final tiene que quedarnos una masa que se despegue de las paredes del cuenco pero que aun se pegue algo a las manos.
En ese momento dejamos de añadir más harina, lavamos las manos y las untamos en aceite, así como la encimera de la cocina, y volcamos en ella la masa. La seguimos trabajando con las manos durante unos minutos más. Después la dejamos reposar durante una hora.
Transcurrido el tiempo de reposo ponemos una cazuela con aceite al fuego, añadimos en él la cáscara del otro limón para aromatizarlo, y mientras el aceite coge temperatura vamos cortando porciones de masa del tamaño de una nuez. Retiramos la cáscara de limón cuando esté dorada, y cogemos una porción de masa entre las manos, con el dedo índice formamos un agujero que vamos agrandando, y cuando tengamos la rosquilla hecha, la echamos en el aceite, dejamos dorar por un lado, luego por el otro, retiramos a un plato sobre papel absorbente, y continuamos haciendo todas las rosquillas hasta terminar.
Después que hayan enfriado las espolvoreamos ligeramente con azúcar glas, y guardamos en una caja o en una lata hermética y se conservan durante unos días en perfecto estado.

Bueno, pues animaros a prepararlas, os aseguro que están de vicio.
Y hasta aquí la entrada de hoy. Si nada me lo impide, volveré pronto con la receta del cocido con botelo, pues aunque el carnaval para entonces estará definitivamente clausurado, hace mucho frío estos días aquí por el norte (después de haber disfrutado de un mes de febrero primaveral), así que aun apetece un buen cocido.
Gracias por seguirme. Que seáis muy felices