miércoles, 28 de febrero de 2018

Judías verdes con jamón

Cómo pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando tomábamos  las uvas para dar la bienvenida al 2018, y ya van allá dos meses..., pasaron los Carnavales y la Semana Santa está a la vuelta de la esquina.
La primavera empieza a manifestarse, las cigüeñas ya ocupan sus nidos, en algunos árboles se aprecian pequeños brotes, hay más horas de luz porque los días son más largos..., no sé, es como si resurgiera la vieda, y no negaré que ese despertar de la naturaleza me encanta, me aporta energía, me llena de vitalidad... Esto para la gente que vive en una ciudad quizás no sea tan perceptible, pero los que como yo vivimos en el rural lo notamos más.
Bueno, el caso es  buena parte del invierno ha quedado atrás,  la primavera está cada vez más cerca, y yo con más ganas de cocinar que nunca. Tengo muchas recetas ricas que mostraros, estad atentos porque en la próxima entrada os prepararé un postre delicioso, yo diría que sublime, pero eso será dentro de unos días. Para hoy he elegido un plato de verdura por todos conocido: judías verdes con jamón. Un plato sencillo, sano, y muy rico.
Para preparar este rico plato de judías con jamón necesitáis los siguientes
Ingredientes:
-2 cebollas
-3 dientes de ajo
-100 gr. de aceite de oliva virgen extra
-200 gr. de jamón serrano en lonchas picadas o en tacos
-850 gr. de judías verdes troceadas (frescas o congeladas)
-2 cucharadas de tomate frito (mejor casero)
-sal
Preparación por el método tradicional:
En primer lugar ponemos una olla con agua al fuego, cuando levante el hervor añadimos la sal (no demasiada, porque el jamón curado ya le aporta sal) y a continuación echamos las judías. Si son frescas las lavamos bien bajo el grifo del agua fría, les cortamos las puntas y las troceamos. Si las utilizamos congeladas, las echamos directamente del congelador a la olla.
Cuando la olla levante de nuevo el hervor, bajamos la intensidad del fuego, y continuamos con la cocción a fuego bajo durante 20 minutos aproximadamente. Después las escurrimos bien y las reservamos.
Aparte en una sartén echamos el aceite, cuando esté caliente añadimos la cebolla picada finamente, rehogamos unos minutos y luego añadimos los ajos, y a continuación el jamón. Rehogamos todo junto unos minutos e incorporamos el tomate frito, mezclamos bien y al cabo unos 5 minutos incorporamos las judías. Removemos todo durante unos minutos más para que las judías se impregnen bien del sabor del sofrito, y ya tenemos el plato listo para emplatar y servir a la mesa.
Preparación en Thermomix:
Ante de detallaros los pasos a seguir, deciros que para la preparación en thermomix debéis utilizar judías frescas, y en caso de que las empleéis congeladas dejad que se descongelen previamente a temperatura ambiente.
Para la preparación procederemos de la siguiente manera
1º- Ponemos en el vaso las cebollas cortadas en 4 trozos, y los ajos cortados por la mitad y sin el germen central. Trituramos durante 8 segundos / velocidad 4
2º- Bajamos con la espátula hacia las cuchilla los restos que hayan quedado en la tapa y en las paredes del vaso. Si quedan trozos grandes programamos de nuevo 2 segundos /velocidad 5, y de nuevo bajamos los restos con la espátula.
3º-Añadimos el aceite, y programamos 12 minutos / temperatura 100º/velocidad cuchara/giro a la izquierda
4º-Colocamos la mariposa en las cuchillas, añadimos el tomate frito y el jamón, y programamos 3 minutos /temperatura varoma / velocidad cuchara / giro a la izquierda.
5º- Añadimos las judías verdes y programamos 30 minutos / temperatura varoma / velocidad cuchara / giro a la izquierda.
6º Retiramos la mariposa, comprobamos el punto de sal rectificando si fuera necesario, y servimos inmediatamente.
Espero que os haya gustado la receta de hoy. La mayoría seguro que ya conocía este plato de verduras, pero por si acaso alguno de vosotros nunca lo ha probado y os gustan las judías, no dejéis de prepararlo, porque como veis no tiene ninguna complicación, y os gustará tanto que con total seguridad, en adelante, pasará a formar parte de vuestro recetario.
Y ya para finalizar os recuerdo de nuevo que el próximo día os presentaré el que sin duda es uno de mis postres favoritos. Si queréis descubrir de cuál se trata permaneced atentos ;) 
Os espero. Gracias por leerme. Un abrazo

miércoles, 21 de febrero de 2018

Conejo al ajillo


¿Os gusta la carne de conejo…? Yo tengo que reconocer que no demasiado, aunque últimamente estoy poniendo de mi parte para que esto cambie, de todos modos preparado de la manera que os propongo hoy sí que me gusta, y mucho además, y no es que se trate precisamente de una receta innovadora, sino de todo un clásico, os hablo del conejo al ajillo.
La de conejo es una carne blanca y magra,  que al contener muy poca grasa resulta idónea  para dietas hipocalóricas.  Es además muy sana, rica entre otros en fósforo, potasio y calcio y para más inri es de las carnes más económicas  que encontramos en el mercado.
En la receta de hoy el ajo es un ingrediente principal, y a los que no os guste por el sabor tan fuerte que le caracteriza, os aconsejo que no dejéis de prepararla por tal motivo, pues en este plato el sabor a ajo es muy sutil.
Y sin más preámbulos, paso a contaros cómo preparo yo este guiso tradicional de conejo al ajillo.
Ingredientes:
-1 conejo
-12 dientes de ajo
-230 ml de vino blanco
-175ml de aceite de oliva virgen  extra
-tomillo en rama
-romero
-pimienta negra recién molida
-sal
-patatas fritas para acompañar
Preparación:
En mi caso cuando compro el conejo ya le pido al carnicero que me lo trocee, sino lo troceamos en casa. Después ponemos una olla al fuego y añadimos el aceite de oliva, cuando esté caliente añadimos los ajos sin pelar, dándoles previamente un golpe sobre la encimera para chafarlos un poco. Dejamos que se hagan a fuego bajo para que no se quemen, y pasados unos 5 minutos cuando veamos que ya están hechos los retiramos a un plato y reservamos.
Mientras los ajos se hacen  aprovechamos para salpimentar el conejo, y cuando retiremos los ajos de la olla, subimos la intensidad del fuego y añadimos el conejo para que se dore por ambos lados  y quede bien sellado, evitando así que se pierdan los jugos, algo muy importante en carnes magras como la de conejo.
Cuando el conejo esté dorado  añadimos el vino blanco y dejamos que hierva unos minutos para que se evapore el alcohol.  Después bajamos la intensidad del fuego al mínimo y agregamos a la olla los ajos que teníamos reservados, la rama de tomillo, y unas hojas de romero. Mezclamos bien con una cuchara de madera, y tapamos la olla manteniéndola a fuego mínimo durante unos 45 minutos aproximadamente, dándole la vuelta a la carne a mitad de cocción para que todas las partes del conejo entren en contacto con la salsa que está en el fondo de la olla y rectificando de sal si fuese necesario.
Para acompañar esta receta resultan ideales una patatas fritas, para ello cuando el conejo está listo ponemos una sartén al fuego y añadimos aceite de oliva (este aceite de freír las patatas no está incluido en la lista de ingredientes), cuando el aceite está caliente vamos añadiendo las patatas cortadas en rodajas finas en pequeñas tandas. A medida que vayan estando las retiramos a una fuente y salamos.
Finalmente solo queda emplatar , para ello servimos uno ó dos trozos de conejo por comensal (dependiendo del tamaño), junto con unas pocas patatas fritas, y regamos todo con la salsa del fondo de la olla .
Como podéis ver un plato que no ofrecen ninguna complicación, y que está de rechupete, tanto que hasta me gusta a mí que no soy muy fan de la carne de conejo ;)
Nos vemos en unos días. ¡Sed felices!

sábado, 10 de febrero de 2018

Chulas gallegas (Fritos)

Para la entrada de hoy he elegido una receta  típica de los Carnavales en Galicia, son las denominadas Chulas gallegas, conocidas en otros lugares con el nombre de Fritos.
Además de por Carnaval, en la zona en la que vivo, también era típico prepararlas para la comida campestre que se celebra todos los años el 21 de septiembre, en el municipio limítrofe de Trazo (A Coruña), con motivo de la festividad de San Mateo. Aunque últimamente los puestos de venta de pulpo y churrasco han restado protagonismo a estas comidas que las familias de la zona preparaban la víspera en casa para luego degustar en el recinto de la ermita el día de la fiesta, lo cierto es que aun queda gente que las sigue preparando. Por  este motivo la receta de hoy me trae muchos recuerdos de la infancia, y como tal le tengo un cariño especial. Además por fin he podido calcular las cantidades para que la masa quede con la consistencia adecuada y las chulas resulten esponjosas y tiernas, pues como ocurre con muchas recetas que hacían nuestras abuelas, ellas las hacían a ojo, sin pesar los ingredientes.
Os dejo con la lista de los mismos y la preparación de la receta, y os animo a que las preparéis, ya veréis como os encantan y pronto repetís.
Ingredientes:
-120gr. de leche entera
-2 huevos camperos
-30gr. de azúcar
-180gr. de harina
-1 pizca de sal
-1/2 sobre de levadura royal
-aceite de oliva suave para freír
-azúcar para espolvorear por encima
Preparación:
La preparación es súper sencilla, tan solo hay que batir los huevos, añadir la leche, el azúcar y la sal, mezclar todo bien, y luego agregar la harina y la levadura, integrar todo y dejar reposar durante al menos 30 minutos.
Transcurrido el tiempo de reposo, ponemos una sartén al fuego con aceite de oliva suave, cuando esté caliente, con la ayuda de dos cucharas vamos echando en la sartén pequeños montoncitos de masa.
Cuando estén dorados por un lado le damos la vuelta para que se hagan por el otro, y luego los colocamos en una fuente sobre papel absorbente.
Cuando tengamos todas chulas hechas las espolvoreamos por encima con un poco de azúcar, y listas para tomar con un cafecito, o un chocolate con leche, por ejemplo.
En días de frío como los que  nos acompañan es cuando más apetecen estos dulces de sartén.
Y por hoy termino. Nos vemos en unos días. Mientras que seáis muy felices. 
Un beso a tod@s