domingo, 19 de mayo de 2019

Pollo asado en horno de leña

El pollo asado es de esas recetas que nunca fallan, y que gustan a casi todos. Poca gente conozco que no le guste la carne de pollo asada, haciendo memoria solo a un primo que en una ocasión que estuvo ingresado en el hospital, cuando fui a visitarlo se quejaba de que le daban mucho pollo y que él la carne de pollo no la probaba.
A mí por el contrario, y pese a que no soy muy carnívora, el pollo me gusta de cualquier manera, incluso simplemente cocido en agua, pero tengo que reconocer que cómo más me gusta es asado, y lo que más me gusta es la piel bien churrascadita y crujiente.
Hasta que hace unos años compramos un horno de leña en la localidad zamorana de Pereruela, lo preparaba en el horno eléctrico, y está muy rico, pero ahora lo preparamos siempre en el horno de leña, y tiene un sabor diferente, no sabría cómo describirlo, pero se le nota y no  solo con el pollo o las carnes en general, con las pizzas por ejemplo el resultado es espectacular.
Cuando compramos el horno de leña compramos también un recipiente para asar pollos precisamente, es como un  plato circular de barro con un saliente en la parte central, también de barro, sobre el que se coloca e el pollo sentado y  así la piel queda crujiente por todos los lados, sino la parte que tocaba la bandeja quedaba en contacto con el líquido que suelta el pollo durante la cocción y no tenía esa textura crujiente.
Ese saliente central sobre el que se asienta el pollo, es también de barro, y ya sabéis que el barro alcanza altas temperaturas, con lo cual, al ir introducido dentro del pollo, ayuda a que se haga bien por dentro.
Este asador de pollos como es de barro en su totalidad, se puede usar tanto en hornos de leña, de gas o eléctricos, e incluso en cocinas de inducción, de manera que aunque no tengáis el horno de leña, si os interesa adquirir un asador de estos o cualquier otro recipiente de barro, como también venden online, os dejo el enlace aquí.
Y sin más paso a detallaros los ingredientes que necesitáis para preparar la receta de hoy.
-1 pollo entero eviscerado
-4 patatas grandes ó 5 medianas
-1 cebolla
-sal
-1/2 limón
Preparación:
La víspera con un soplete de cocina quemamos bien cualquier resto de plumas que traiga el pollo, después lo lavamos, los secamos con un paño limpio, y por último salamos por dentro y por fuera, y lo guardamos en  la nevera hasta el día siguiente.
Al día siguiente encendemos el horno, para ello utilizamos papel de periódico arrugado, y encima de él colocamos pequeñas ramas, encendemos el fuego y cuando la leña empiece a consumirse vamos colocando troncos más grandes, pasados unos minutos, cuando veamos que el fuego está lo suficientemente avivado, cerramos la puerta con la rendija abierta y el tiro abierto, y esperamos a que se consuma toda la leña.
Cuando esté a punto de consumirse la leña, comprobamos la temperatura del horno, debe estar sobre 200º, si no la ha alcanzado añadimos algo más de leña, y después de que haya ardido toda ya estará seguramente en los 200º,  o posiblemente más.
Otra forma de saber si la temperatura del horno es la adecuada para introducir los alimentos, es comprobar que la bóveda esté blanca, pues cuando empezamos a encender el fuego se pone toda oscura por el humo, y llega un momento en que se vuelve blanca, ese es sin duda el mejor indicativo de que el horno está listo para cocinar. Ahora será el momento de extender las brasas por la base del horno, para que se caliente uniformemente, cerramos la puerta y la rendija, cerramos también el tiro, y esperamos cinco minutos.


Durante ese tiempo de espera, pelamos las patatas, las cortamos en rodajas algo gruesas y las salamos. Asimismo pelamos la cebolla.
Después colocamos dentro del pollo medio limón, y lo introducimos en el asador. En la base del mismo colocamos las cebollas y la patatas mezcladas, añadimos un  chorro de aceite de oliva virgen extra por encima, y medio vasito de agua.
A continuación apartamos las brasas del horno a un lado y colocamos el pollo dentro, en un principio cubierto con papel de aluminio para que se vaya haciendo poco a poco por dentro y no se queme la piel, después cuando veamos que al pinchar con un tenedor ya está hecho por dentro, sacamos el papel de aluminio y dejamos unos minutos más el pollo destapado dentro del horno, para que la piel termine de hacerse, y coja ese color dorado y esa textura crujiente que caracteriza a los pollos asados.
En esta ocasión el pollo tardó en hacerse unos 50 minutos, pero eso dependerá un poco del tamaño del ave. A media cocción siempre conviene darle la vuelta al asado, para que se haga por todas partes igual.
Y poco más, de esta manera tan sencilla, conseguiréis un pollo asado crujiente, doradito y delicioso, que acompañado de las patatas y una sencilla ensalada hará las delicias de los paladares más exigentes.
Si usáis un horno eléctrico o uno de gas, obviamente el procedimiento es el mismo, en torno a 200º de temperatura, y unos 50 minutos de horneado para un pollo mediano, dándole la vuelta a media cocción, y tapado con papel de aluminio hasta los 10 últimos minutos aproximadamente para que se haga bien por dentro primero, y después lo retiramos para que la piel se dore y se vuelva crujiente.
Por último, antes de terminar me gustaría dedicar la receta de hoy a Paqui Garrote, que comparte muchas de mis recetas en su grupo de facebook. Ella y su familia son los dueños de la Alfarería La Fábrica en Pereruela (Zamora), cuyo enlaces os dejé más arriba por si os interesa adquirir algún utensilio de barro para vuestra cocina. Siendo así no dejéis de contactar con ellos pues son gente muy amable, servicial y de confianza. 
Esta familia tiene también dos casas de turismo rural en esta localidad zamorana, una zona muy interesante desde el punto de vista turístico, pues no muy lejos está Fermoselle y los famosos Arribes del Duero, y la capital, Zamora, está a tan solo 15 kilómetros.
Y poco más por hoy, nos vemos dentro de unos días con una nueva receta. ¡Os espero!
Feliz semana a tod@s

11 comentarios:

  1. Hola Maca.
    Yo tambien soy de poca carne, casi nada, solo como carne de pollo, y me encanta. Y este pollo asado en ese horno se espectacular Maca, me encanta seguro que el sabor es impresionante.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  2. Ese pollo es una delicia con el saborcito de la leña, nada que ver con el preparado en horno eléctrico y el plato no puede ser más práctico. Hiciste una buena compra, ojalá yo tuviera sitio para poner uno.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Ya lo creo que cambia el sabor , esos hornos son una maravilla.
    Se ve estupendo Maca !!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que bien esta sentado ese pollo jajaja , que rico tiene que estar la leña le da un sabor especial asado es como mas me gusta besitos guapa

    ResponderEliminar
  5. Hola Maca, es verdad que hay poca gente que no les gusta el pollo, entre ellos mi tío, que no le gusta!!
    Sin embargo a mi me encanta y si veo que esta hecho como este tuyo al horno de leña ya se me ponen los dientes largos, por lo rico que estará!!
    Yo como te dije íbamos a poner uno, pero de momento aun no, esta eso parado porque siempre hay cosas que hacer y eso se queda hay parado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. A mis chicos les encanta el pollo asado y si es un horno de leña ni te cuento ,ese te ha quedado de relujo y no dudo lo más mínimo que esté de muerte relenta no lo siguiente 😋
    Una pena no estar más cerca porque nos tenías en casa a cenar yaaaa .
    Bicos mil wapisima 😘

    ResponderEliminar
  7. Desde luego hecho con leña es un pollo de lujo. Queda súper rico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. el pollo tiene una pinta estupenda ,me imagino el sabor tan rico que tiene que tener
    besitos

    ResponderEliminar
  9. Maca.........que envidia sana me da ese pollo tan estupendo hecho en horno de leña....que sabor tan maravilloso tenía que tener¡¡¡
    Muchos besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Hola Maca. Pocas personas hay a las que la carne de pollo no les llama jj y por lo que veo tu primo está entre ellas jj, no sabe lo que se pierde.
    Suelo utilizar y cocinar mucho la carne de pollo porque en casa gusta a todos, ya es raro jj, y la verdad es que al horno está de vicio.
    Pero a nadie escapa que al hacerlo asado en un horno de leña la carne gana en sabor, lo malo es que en las casas, a no ser que vivas en una casa de campo, tener un horno de leña en ellas es casi imposible. Tú tienes esa suerte y asar el pollo en ese horno es, sin duda, una verdadera delicia.
    Ha debido salirte exquisito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Maca, en casa también nos gusta mucho la carne de pollo, la consumimos mucho, aunque no tengo la suerte de poder hacerla de esta manera tan rica que tú nos propones, pues cocinado con leña tiene un gusto realmente bueno

    Abrazos!!

    ResponderEliminar