jueves, 14 de febrero de 2019

Crema de calabaza


Por fin he podido sentarme delante del ordenador y redactar una nueva entrada. Ha sido un poco más tarde de lo previsto debido a una recaída de la gripe, pero lo importante es que aquí estoy, y vengo con una receta que seguro que la mayoría la conocéis de sobra, pero como todavía no la tenía en el blog, hoy le tocó su turno.
Lo curioso es que tengo recetas en la carpeta de borradores, esperando salir a la luz, desde hace casi dos años, y de repente el otro día mi prima y vecina, Josefa, me enseño en el móvil la foto de una crema de calabaza que había preparado en su casa días atrás, y me entró antojo de ella, así que en cuanto tuve oportunidad allá me fui al supermercado a comprarme una hermosa calabaza para prepararla, y como las dos últimas recetas que he publicado en el blog han sido dulces, creí que ya tocaba algo salado, así que le saqué una foto y aquí va la receta.
He de deciros eso sí, que es una foto que no le hace justicia, primero porque en temas de fotografía mis conocimientos son muy escasos por no decir nulos, y segundo porque pese a ser una crema de calabaza tiene un color muy desvaído, y eso se debe a dos motivos: para que tuviera un color naranja más intenso habría que añadirle más zanahoria de la que yo le he puesto, y segundo que lleva nata, y eso también le resta color, pero a cambio le aporta una suavidad y una cremosidad que me encantan.  
Os dejo ya con la receta
Ingredientes:
-1 kg. de calabaza cacahuete (curcubita moschata)
-2 patatas medianas
-1 cebolla grande ó 2 medianas
-3 dientes de ajo
-2 zanahorias
-1,2  litros de caldo de ave o de verdura
-sal
-aceite de oliva virgen extra
-150ml. de nata líquida
-pimienta recién molida
Preparación:
Comenzamos poniendo una olla al fuego y cubrimos el fondo de la misma con aceite de oliva virgen extra. A continuación añadimos la cebolla y la zanahoria peladas y picadas, los ajos pelados y cortados por la mitad (sin el germen interior) y rehogamos todo junto unos minutos removiendo de vez en cuando.
Mientras se rehoga la verdura de la olla, lavamos, pelamos, retiramos las semillas y picamos la calabaza. Para esta receta yo siempre uso la conocida como calabaza cacahuete (curcubita moschata)
Cuando las verduras estén tiernas, añadimos a la olla la calabaza y rehogamos todo junto unos minutos más. Después añadimos las patatas cortadas en trozos, salamos, cubrimos con caldo de ave ó verduras, y dejamos al fuego hasta que al pinchar las patatas y la calabaza con un tenedor notemos que están hechas. En ese momento apagamos el fuego, trituramos con la batidora, y luego rectificamos de sal, echamos un poco de pimienta recién molida y la nata líquida. Removemos bien con una espátula o con un batidor manual de varillas, encendemos de nuevo el fuego, y en cuando veamos que empiezan a salir burbujas (sin que llegue a hervir) apagamos el fuego y ya tenemos nuestra crema de calabaza lista para servir.
El secreto de esta crema de calabaza, y de cualquier crema de verduras en general, radica en rehogar bien las verduras, emplear un caldo de verduras o de ave (mejor que agua del grifo) y por supuesto en emplear un buen aceite de oliva virgen extra. Haciéndolo así el éxito está asegurado.
Y poco más por hoy, sólo me queda despedirme hasta dentro de unos días que volvamos a vernos con una nueva receta. Mientras sed muy felices.
Un saludo

viernes, 1 de febrero de 2019

Rosquillas de aire bañadas en merengue


Una de mis metas para este año era atender un poco más el blog, pero de momento no ha sido posible, una infección de garganta ha sido la causante. Afortunadamente ya estoy mejor, y espero poco a poco y de una vez por todas recuperar tanto el ritmo de las  publicaciones como de las visitas a los blogs amigos.
Para compensar esta larga ausencia, hoy os traigo un lujo de receta, se trata de unas rosquillas que seguro habéis visto a la venta en más de un puesto ambulante en alguna de las romerías o ferias que hay por los pueblos de nuestro país, y también cómo no en algunas  pastelerías. Os hablo de las rosquillas de aire bañadas en merengue, una auténtica delicia para el paladar, ricas por sí solas, pero que si las acompañamos de un café con leche calentito por la mañana ya son los más, y si es en un día de frío invierno como los que tenemos esta semana aquí por el norte, tenéis un desayuno perfecto para entonar el cuerpo y afrontar el día con más energía.
Os dejo con la lista de ingredientes y la preparación, espero que os animéis a elaborarlas en casa, porque en contra de lo que pueda parecer no entrañan ninguna dificultad, y el resultado os sorprenderá segurísimo. Salen tal cual las compradas, pero hechas por uno mismo con sus propias manos, que eso para los amantes de la cocina supone una satisfacción indescriptible.
Ingredientes (a mí me salieron 16 rosquillas):
-12 yemas de huevo
-2 huevos enteros
-2 cucharadas de manteca de cerdo
-8 gotas de esencia de anís (yo lo compro en la farmacia, de la marca Arconsa. Si se la pedís a vuestro farmacéutico seguro que os la consigue, viene en unos botecitos de cristal de 15ml, y os da para muchas veces porque es un producto  muy concentrado, de hecho debéis tener cuidado de no excederos, sino arruináis la masa. Si no conseguís esta esencia utilizad en su defecto medio vaso de licor de anís, y una cucharadita de anises en grano machacados en el mortero)
-harina de fuera (la que admita)
-una pizca de sal
 Para el baño de merengue
-250gr. de claras
-250gr. de azúcar glas
-500gr. de azúcar normal
Elaboración:
En un cuenco amplio echamos las yemas y los huevos, batimos ligeramente, añadimos entonces la manteca de cerdo, la sal y la esencia de anís, seguimos batiendo unos minutos más y luego vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco a poco, primero con el batidor de varillas y luego con una espátula o una cuchara de madera para facilitar la labor, hasta obtener una masa cremosa y bastante pegajosa. En ese momento, dejamos de añadir más harina, tapamos el cuenco con papel film, y lo dejamos reposando en el frigorífico durante al menos una hora.
Después del tiempo de reposo, precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo, y mientras vamos haciendo las rosquillas, para lo cual embadurnamos las manos con aceite, cogemos una porción de masa, le hacemos un agujero en el centro y lo vamos alargando hasta darle la forma deseada. 
Os aconsejo que no las hagáis muy grandes, tan solo un poco más que los famosos donettes, porque luego crecen mucho en el horno. Por ese mismo motivo, cuando las coloquéis en la bandeja dejad bastante espacio entre ellas.
Cuando hayamos terminado de dar forma a las rosquillas, colocamos la bandeja en la parte central del horno. El tiempo ya lo vais viendo vosotros, porque cada horno es un mundo. En el mío están sobre 20 minutos, los primeros 10 a 200º, y los 10 siguientes a 170º. Si veis que se doran demasiado por arriba y aun no están hechas del todo, cubridlas con papel de aluminio por encima.
Sabréis que están hechas si al mirarlas por abajo tienen el mismo color dorado que por arriba, de no ser así es que el interior aun está crudo y debéis proseguir con la cocción unos minutos más, porque de lo contrario, si las sacáis del horno en ese momento, bajan de volumen en un tiempo récord, quedan todas aplastadas, y luego aunque las devolváis al horno ya son irrecuperables, de modo que la comprobación tiene que hacerse con las rosquillas dentro del horno.
Cuando estén hechas (nunca antes), se sacan del horno y se dejan enfriar sobre una rejilla (En este momento notaréis que pese a ser unas rosquillas bastante voluminosas son muy ligeras, vamos que pesan muy poco, porque el interior está ahuecado, por eso se las denomina rosquillas de aire, así que no preocuparos que es señal de que ha ido todo bien durante la cocción)


Después se pincelan por ambos lados con el merengue que hice en la thermomix siguiendo estos pasos:
1-Colocamos la mariposa en las cuchillas, y añadimos al vaso las claras y el azúcar normal, y programamos 4 minutos / 70º / velocidad 1 ½ 
2- Dejamos enfriar hasta que la temperatura alcance los 37º, y en ese momento programamos 3 minutos / velocidad 3 ½ y vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas por el bocal.
Al final nos quedará un merengue muy firme, con el que pincelaremos las rosquillas por ambos lados, y las dejamos secar a temperatura ambiente, o bien colocando la bandeja dentro del horno, con una temperatura no superior a 50º.
Cuando el merengue de las rosquillas esté seco, si las tuvimos en el horno para que se secaran, las dejamos enfriar por completo,  y luego las podemos guardar en una lata, donde se conservan varias días, suponiendo que duren, jeje...


Bueno, pues hasta aquí la receta de hoy. Este domingo es 3 de febrero, día de San Blas, y seguro que en muchos pueblos de nuestro país en los que se celebra esta festividad, entre los que por cierto se encuentra el mío, seguro que encontráis a la venta rosquillas como estas, pero dado que el mal tiempo reinante no invita mucho a salir de casa, animaros y preparadlas vosotros mismos. Insisto que aunque parece una receta muy laboriosa, no lo es tanto, y están absolutamente deliciosas.
Y sin más me despido por hoy, nos vemos de nuevo dentro de unos días, espero.
Un beso y gracias por seguirme. Feliz fin de semana a tod@s.

lunes, 7 de enero de 2019

Roscón de Reyes con patata (Thermomix)

Dado que el presente es el primer post del año, antes de continuar quisiera desearos a todos un feliz 2019, fundamentalmente que no falte la salud, que es lo más importante.
Respecto a la receta de hoy, como ayer fue el día de Reyes, y dado que mi blog lleva por título Roquillas y Roscones, no podía faltar en casa mi dulce favorito, típico además de esta fecha, aunque yo lo preparo también a lo largo del año.
El roscón que hice en esta ocasión es un tanto especial, pues lleva un ingrediente para mí muy novedoso: la patata cocida.
Era la primera vez que hacía esta receta, y tengo que confesar que me costó decidirme, porque lo de añadir patatas cocidas a un dulce como el roscón me crea ciertas reticencias, pero después de probarlo he de reconocer que el sabor de la patata no se aprecia, solo cambia la textura, y se mantiene jugoso mucho más tiempo. Os animo a que probéis, seguro que os sorprende, y aunque yo tengo mi receta favorita, que podéis ver aquí, esta versión la repetiré más veces.
La receta la saqué del blog La Cocina de Consu, el cual os aconsejo que le echéis un vistazo, porque tiene recetas muy interesantes, además de muy bien explicadas, y lo fundamental, que cuando las haces nunca fallan.
Vamos ya con la lista de
Ingredientes (para 2 roscones):
-500gr. de harina de fuerza
-250gr. de patata hervida
-3 huevos
-220gr. de azúcar + (50gr. para espolvorear por encima)
-cáscara de un limón
-cáscara de una naranja
-1 cucharadita de agua de azahar
-1 sobre de levadura seca de panadería, ó 25gr. de levadura fresca
-125ml. de aceite de oliva
-frutas confitadas
-almendra picada o fileteada
-1 huevo para pintar el roscón
Preparación:
1-En primer lugar hervimos en agua las patatas peladas durante 20 minutos. Cuando las patatas estén cocidas, las escurrimos, y con un prensapatatas las chafamos, dejamos enfriar y reservamos.
2-Por otra parte en el vaso de la thermomix añadimos el azúcar, la piel de naranja y de limón (sin nada de parte blanca) y  programamos 15 segundos / velocidad 9
3-A continuación añadimos al vaso los huevos, el aceite de oliva, la levadura y las patatas y programamos 2 minutos/temperatura 37º /velocidad 4
4-Después añadimos la harina y programamos 4 minutos/velocidad espiga (función amasar) Dejamos la masa reposar en el vaso hasta que doble su volumen.
5-Cuando haya doblado el volumen, retiramos la masa del vaso y la volcamos en la encimera ligeramente untada en aceite, y amasamos para desgasificar y dar forma a los roscones. En este paso untaremos también las manos en aceite para que la masa no se nos pegue.
6-Guardamos los roscones en un lugar cálido y alejado de corrientes de aire,  hasta que vuelvan a doblar el volumen. Yo los dejo en el horno apagado.
7-Cuando los roscones estén levados precalentamos el horno a 150º con calor en la parte de abajo, y mientras pincelamos los roscones con huevo batido. Luego los decoramos con almendras picadas o fileteadas, frutas confitadas, y azúcar ligeramente humedecido en agua.
8-Colocamos la bandeja con el roscón (debemos hornear primero uno y luego el otro) en la parte central del horno, y cuando tengo un color dorado por la parte de arriba retiramos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.
Si lo queremos rellenar, una vez frío es el momento de cortarlo por la mitad y rellenarlo de lo que más nos guste: nata, trufa, crema pastelera... Yo en esta ocasión preparé uno sin relleno (para poder tomarlo la mañana de Reyes con un chocolate a la taza calentito) y otro relleno de nata que podéis ver a continuación.


Y ya para terminar, daros las gracias como siempre por seguirme, y emplazaros para dentro de unos días, con una nueva receta. Mientras, sed felices.
Un abrazo

domingo, 23 de diciembre de 2018

Surtido de mantecados y polvorones

Mañana es día de Nochebuena, y el dulce que os traigo seguro que forma parte de la sobremesa en muchos de vuestros hogares, y me atrevería a decir que en la mayoría de los casos serán comprados, por eso os pongo la receta, porque como lo casero no hay nada, y todavía quedan muchas fiestas por delante..., y sino la guardáis para las del próximo año :)
El origen de los polvorones y mantecados se sitúa según unos en la localidad sevillana de Estepa, y según otros en la localidad malagueña de Antequera. Sea como fuere, en ambas localidades, distantes entre sí unos 50 kilómetros, era frecuente el uso de manteca de cerdo para las elaboraciones reposteras, con el fin de dar salida a las excedencias de este producto que abundaba en la zona debido a los numerosos bosques de encina cuyo fruto, la bellota, servía de alimento a los cerdos. Aparte de las encinas, también el cultivo de trigo era importante en la zona, con lo cual había abundancia de los dos ingredientes principales de polvorones y mantecados: la harina de trigo y la manteca de cerdo.
A diferencia de lo que ocurre con otros dulces típicos de la Navidad como los mazapanes y los turrones, de los cuales existen recetas antiquísimas, en el caso de polvorones y mantecados apenas hay documentos anteriores al s. XIX.
En cuanto a la diferencia entre unos y otros, la principal es que los polvorones incluyen en sus ingredientes una pequeña cantidad de almendra, con lo cual en realidad los polvorones vienen siendo una especialidad de mantecados.
Y después de esta breve introducción, y antes de entrar en materia, comentaros que en  esta ocasión los hice de 4 variedades: de almendra, de canela y ajonjolí, de limón y de chocolate. Para elaborarlos necesitaréis los siguientes
Ingredientes (comunes para las 4 variedades):
-180gr. de harina de trigo
-90gr. de manteca de cerdo
-90gr. de azúcar glas
Para los de almendra
-sustituir 50gr. de harina de trigo por 50gr. de harina de almendra (almendra molida)
-1 puñadito de granillo de almendra (almendra picada)
Para los de chocolate
-25gr. de chocolate puro en polvo
Para los de limón
-la cáscara de 2 limones (solo la parte amarilla)
Para los de canela y ajonjolí
-2 cucharaditas de canela molida
-un puñadito de semillas de ajonjolí (sésamo)
Preparación:
Lo primero que debemos hacer es tostar la harina de trigo, la harina de almendra (almendra molida), el granillo de almendra (almendra picada) y las semillas de ajonjolí, para ello colocamos una sartén antiadherente al fuego, y echamos la harina de trigo (mejor en varias tandas porque es bastante cantidad para echarla toda de golpe), removemos con una cuchara de madera hasta que coja un ligero color tostado. Sacamos a un recipiente, dejamos enfriar y reservamos. Hacemos lo mismo con la harina de almendra, el granillo de almendra y las semillas de ajonjolí. Dejamos enfriar cada ingrediente por separado y reservamos. Este paso se puede hacer la víspera para aligerar carga de trabajo.
A continuación vamos con la elaboración de los polvorones y mantecados propiamente dicha, empezando por los de limón, para ello echamos en un cuenco 180gr. de harina de trigo tostada que teníamos reservada, 90gr. de manteca de cerdo, 90gr. de azúcar glas (yo he usado azúcar normal que pulvericé en la thermomix 15 segundos / velocidad progresiva 5-7-10), y la ralladura de dos limones (en mi caso añadí a la thermomix sobre el azúcar pulverizado, la piel de los dos limones sin nada de parte blanca, y programé de nuevo 15 segundos /velocidad progresiva 5-7-10, y el contenido resultante lo añadí al cuenco con el resto de ingredientes) Mezclamos todo bien con las manos hasta que todos los ingredientes se integren y podamos formar un cilindro sobre la encimera. Envolvemos el cilindro de masa en papel film y lo guardamos en el frigorífico durante al menos 4 horas.
Para hacer los de chocolate procedemos de la misma manera que con los de limón, solo que en vez de ralladura de limón, añadimos al cuenco junto con los 180 gr. de harina, 90gr. de  manteca de cerdo y 90gr. de  azúcar glas, 25gr. de chocolate puro en polvo. Procedemos de la misma manera, es decir, amasamos bien con las manos, hacemos un cilindro y guardamos en la nevera durante 4 horas.
Para los de canela y ajonjolí añadimos al cuenco además de los 180gr. de harina de trigo, 90gr. de manteca de cerdo, 90gr. de azúcar glas, un puñadito de semillas de ajonjolí tostadas y dos cucharaditas de las del café de canela molida. Amasamos de la misma manera, formamos un cilindro y guardamos también en el frigorífico.
Por último para los de almendra, haremos exactamente lo mismo, solo que en este caso a los ingredientes comunes le añadimos un puñadito de almendra picada la cual habíamos tostado anteriormente y añadimos también 50gr. de harina de almendra, la cual restaremos de la harina de trigo, es decir, que en esta receta los ingredientes serían: 130gr. de harina de trigo tostada, 50gr. de harina de almendras tostada, un puñadito de almendras picadas, 90 gr. de azúcar glas y 90 gr. de manteca de cerdo. Amasamos bien, formamos un cilindro y guardamos en el frigorífico 4 horas.
Una vez pasadas las 4 horas reglamentarias, precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo, y mientras se calienta el horno sacamos los cilindros de masa del frigorífico y con un cuchillo vamos cortando discos que colocamos en la bandeja sobre papel de hornear.
A continuación horneamos hasta que veamos que empiezan a dorarse y a resquebrajarse por los laterales, y dejamos enfriar sin manipularlos, porque sino se romperían.

Polvorones de limón y  de almendra  recién salidos del horno
Polvorones de canela con ajonjoli y de chocolate recién salidos del horno
Cuando estén fríos podéis envolverlos en papel seda de colores que tienen a la venta en cualquier librería, y  listos para guardar en una lata ó caja hermética hasta el momento de servir.
Puede parecer un poco latosa la receta, pero creedme que no lo es, y el resultado merece mucho la pena, además de porque están muy ricos, por la satisfacción de haberlos hecho nosotros mismos..., por no hablar del aroma que impregna toda la casa, aroma a Navidad diría yo...
Y llegados a este punto, en unas fechas tan señaladas, desearos de corazón que disfrutéis mañana de la noche más especial del año, que paséis un buen día de Navidad, y cómo no, que Papá Noel os traiga muchos regalos.
FELIZ NAVIDAD!!! 

jueves, 20 de diciembre de 2018

Langostinos a la plancha

Se acercan las fiestas y seguro que la mayoría ya tenéis el menú decidido, si no es así, aquí va una sugerencia, que a buen seguro estará presente en las mesas navideñas de muchos hogares de nuestro país, pues el marisco en esta época es muy consumido, y los langostinos tienen un precio razonable comparado con otros mariscos, y además se preparan en un abrir y cerrar de ojos, y gustan a casi todos.
Os indico cómo los preparo yo en casa.
Ingredientes:
-Langostinos, gambas o gambones
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal gruesa o en escamas
-un manojo pequeño de perejil picado
-2 dientes de ajo
-1 limón
Preparación:
En primer lugar echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra en la plancha o bien en una sartén antiadherente, cuando el aceite esté muy caliente echamos los langostinos. Es importante que el aceite esté bien caliente, para que se brasee la cáscara y que la carne del langostino quede al dente, porque si tiene poca temperatura, aparte de que nos llevará más tiempo, terminarán cocidos por dentro, y eso debemos evitarlo.
Aparte, en un tarro de cristal limpio, echamos medio vaso de aceite de oliva virgen extra, un puñadito de perejil finamente picado y dos ajos también bien picados. Tapamos el tarro con la tapa y batimos enérgicamente para que se mezcle todo bien. (Esta mezcla la podemos hacer con anterioridad, incluso la víspera)
Cuando los langostinos empiecen a dorarse por uno de los lados, añadimos un poco de sal gruesa ( yo prefiero la sal en escamas), damos la vuelta y regamos con una cucharadita de la mezcla del tarro.
Dejamos que se cocinen por  ese lado y cuando estén por ambas partes retiramos a una fuente y servimos acompañados de rodajas de limón para que cada comensal haga uso de él, rociándolos por encima. ( En la foto falta el limón porque lo tenía en una bandejita aparte)
Como veis en una receta de lo más fácil y sencilla, tanto que quien más quien menos los ha preparado en alguna ocasión, y las fiestas que se aproximan son una de esas ocasiones especiales en las que disfrutar de un bocado tan exquisito como éste.
Nos vemos dentro de unos días, de nuevo con una propuesta para estas fechas tan señaladas. ¡Estad atentos! 
Saludos

domingo, 9 de diciembre de 2018

Almendras de Navidad rellenas

Bueno, pues ya con la Navidad en estado ON en nuestra casa, es el momento de ir preparando algunos dulces propios de estas fechas para que luego no nos coja el toro, y en esta ocasión le toca el turno a la almendras rellenas.
Las preparé por primera vez el año pasado, pues una buena amiga me hizo llegar las cascarillas que se necesitan para ello, y que no son fáciles de encontrar a la venta.
Hay una tienda en Avilés (Asturias), que se llama La Colosal, que las vende,  pero solo disponen de tienda física, no tienen tienda online. Aun así, tiempo atrás, había gente que se ponía en contacto telefónico con ellos y realizaban envíos, pero ahora ni eso, porque la demanda creció tanto que no daban abasto.
Hay otra empresa llamada Obleas Pastor, que sí vende online, a profesionales y creo que también a particulares, de modo que si estáis interesados en adquirir las cascarillas para preparar vosotros mismos en casa estas riquísimas almendras rellenas, os dejo el enlace aquí.
Por último comentaros que la receta que he seguido es la de Belén Deldado del blog Eltoque de Belén, el cual, a los que no lo conozcáis, os aconsejo que le echéis un vistazo, ya veréis que maravillas salen de su cocina.
Y sin más dilación os detallo lo que necesitáis para elaborar este rico dulce navideño
Ingredientes:
-125gr. de almendras tostadas
-125gr. de avellanas tostadas
-110gr. de azúcar glas
-25gr. de chocolate con leche
-25gr. de chocolate blanco
-100gr. de cascarillas de almendra
Preparación:
En primer lugar picamos las almendras y las avellanas con un robot de cocina, echamos el contenido en un cuenco. Añadimos el azúcar glas y mezclamos bien.
A continuación ponemos un cazo al fuego al baño María y derretimos los dos tipos de chocolate. También podemos hacerlo en el microondas a pequeños intervalos, y removiendo de cada vez, para que no se queme.
Cuando el chocolate esté derretido lo añadimos a la mezcla anterior y con una espátula o con una cuchara se integra bien. Por último con la pasta obtenida vamos rellenando las cascarillas, se junta cada mitad y se aprieta ligeramente. Si sobresale algo del relleno se retira con las manos.
Estas almendras rellenas se conservan sin problema durante un mes, si las guardáis  en un recipiente hermético, o en una bolsa bien sellada, de manera que si las preparáis ahora, para las fiestas estarán incluso más ricas, pues es como si los sabores se asentaran.
Pues como habéis podido comprobar, más fáciles de hacer imposible, así que ánimo y manos a la obra.
Y por hoy termino, el próximo día os traeré una nueva propuesta para la próximas fechas. Hasta entonces, sed muy felices. 
Saludos

viernes, 30 de noviembre de 2018

Detalles para invitados 2018


Como viene siendo habitual últimamente, he tardado más de lo que tenía pensado en publicar contenido en el blog,  y sigo sin devolver las visitas a los blogs amigos, lo cual me hace sentir mal conmigo misma. Afortunadamente nada malo ha pasado en mi vida ni en mi entorno en este tiempo, simplemente los días son tan cortos en esta época del año, y tengo tantas cosas que hacer, que no me llega el tiempo a nada.
Antes tenía un ritmo de publicaciones en el blog que iba manteniendo sin ningún esfuerzo, pero desde que el año pasado me registré en facebook y en intagram (sí..., habéis leído bien, todavía el año pasado..., y casi por obligación!!!) siento que ahora me cuesta mucho mantener el ritmo de las publicaciones, y no es porque haya perdido la ilusión por el blog, todo lo contrario, pero es como si no abarcara todo, y eso me produce una especie de frustración. No quiero darme de baja de las redes sociales, porque eso  supone perder el contacto con mucha gente, tardé en sucumbir a las mismas, pero ahora me pregunto cómo he estado tanto tiempo viviendo de espaldas a ellas... A ver cómo lo voy compaginando todo, ahora que pronto llegan las navidades y el cambio de año, para el 2019 mi principal propósito va a ser mantener la regularidad en las publicaciones y en el contacto con mis colegas. 
En realidad no quiero esperar al próximo año, debo empezar ya a ponerme las pilas, porque se acercan las fiestas y antes hay una serie de recetas que me encantaría compartir con todos vosotros, pero primero, y dado que el blog para mí, además de una ventana al mundo, es también un cuaderno de bitácoras,  deseo dejar constancia en el mismo de los detalles para invitados que preparé para agasajar a los padres de dos niño que se bautizaron en este año2018.
Uno fue Fabio, el hijo de Noelia y Roberto, que es un familiar lejano nuestro y con el que tenemos muy buena relación. Fabio recibió las aguas bautismales el 17 de marzo. En este caso le preparé unos saquitos en cuyo interior iban unas galletas y unos bombones. Para envolverlos utilicé papel seda de color blanco y celeste.
Así es como quedaron:


Más recientemente fue Adan, el hijo de nuestros vecinos Vanesa y Jesús Manuel, el que reunió a sus familiares con motivo de su bautizo. Fue el pasado domingo, 25 de noviembre, y en esta ocasión opté una vez más por botes de mermelada de diferentes sabores (albaricoque, nectarina y ciruela roja) que preparé yo misma este pasado verano.
Para la presentación utilicé unas bolsitas rígidas y transparentes, para que permitiesen  ver el contenido, y las adorné con rafia de color celeste y la correspondiente etiqueta con el nombre del niño y la fecha del bautizo
Así fue como quedaron.



Como siempre os digo, si tenéis algún evento de este tipo a la vista,  y os animáis a preparar vosotros mismos en casa estos detalles para obsequiar a los invitados, espero que la entrada de hoy os pueda servir para sacar ideas. En todo caso se queda aquí guardada para el recuerdo, como las de años anteriores que podéis ver pinchando en los siguientes enlaces:
Para finalizar por hoy, solo me resta desearles a Fabio y a Adan toda la felicidad del mundo, y a sus padres salud y suerte para educarlos y verlos crecer convertidos en personas de bien en la edad adulta. Con ese deseo me despido por hoy.
Dentro de unos días volveré con una receta navideña. Os espero
Feliz fin de semana