sábado, 17 de diciembre de 2016

Cordero lechal castellano en horno de Pereruela



Hola de nuevo a todos. ¿Ya tenéis pensado el menú de las próximas fiestas? Bueno, si aun no lo tenéis claro, os dejo una propuesta que os encantará: Lechazo castellano en horno de leña.
Los que no tengáis horno de leña se puede hacer también en un horno convencional, pero en mí caso como por fin este año he podido ver cumplido mi sueño de hacerme con uno, puedo permitirme ese lujo, porque para mí es un auténtico lujo poder elaborar y disfrutar de un asado como lo preparaban nuestros antepasados, de la forma más tradicional y sana posible.
El horno lo instalamos en el sótano, y lo compramos en la localidad zamorana de Pereruela, famosa por la calidad del barro que emplean en su fabricación, que le permite alcanzar altas temperaturas. Os dejo una imagen para que veáis cómo ha quedado


Aparte del  horno de leña que le confiere un sabor especial, es también muy importante la calidad de la materia prima. Al parecer por estas fechas, donde en las mesas de muchos hogares españoles se va a servir cordero, entran en la comunidad de Castilla y León corderos procedentes de otros países como por ejemplo Francia, para ser sacrificados en lo mataderos de la zona y puestos a la venta como Lechazo Castellano, cuando en realidad no lo son, por ello, para aseguraros que compráis la mejor calidad y evitar que os den gato por liebre, buscad los que tengan el sello de calidad Tierra de Sabor
Y ahora os dejo con la receta.
Ingredientes (para 2 personas):
-1/4 delantero de lechazo castellano (en este caso he utilizado 2 paletillas)
-1 vaso de agua
-sal
-ensalada básica de lechuga y tomate (para acompañar)
Preparación:
Cómo lo he preparado en horno de leña, lo primero es calentarlo, y para ello abrimos el tiro y la apertura de la puerta, e introducimos la leña en el interior del horno, formando una especie de pirámide. Cualquier leña sirve, aunque la más valorada es la de encina. En la base ponemos unos trozos de papel, y con una cerilla encendemos el fuego. Cuando la leña se vaya consumiendo vamos añadiendo más hasta que la cúpula del horno, que en un principio se había puesto negra, se torne blanca, y el termómetro marque una temperatura superior a 200º.
Llegado ese momento, esperamos a que se consuma la leña que esté aun por arder, y luego esparcimos las brasas por toda la base del horno, cerramos el tiro y el apertura de la puerta, y esperamos unos minutos, que aprovechamos para preparar el lechazo, tarea de lo más sencilla, porque sólo hay que salar el cordero, introducirlo en una fuente también de barro de Pereruela, añadir un vaso de agua en el fondo de la misma, para que durante el horneado haya humedad en el horno y la carne no quede seca, y porque además la grasa que suelta luego la carne en el horno se mezcla con ese agua y queda una salsa exquisita para regar la carne por encima.



Ya con el cordero listo para ir al horno, apartamos las brasas a un lado e introducimos la fuente dentro, cubierta con papel de aluminio para que no se queme la parte de arriba, y lo dejamos durante 30 minutos. Transcurrido ese tiempo le echamos un vistazo y si vemos que al pinchar con un tenedor está hecho, le damos la vuelta, y volvemos a cerrar el horno, pero esta vez ya sin el papel de aluminio, para que la parte que antes estaba abajo, y ahora es la que ha quedado por arriba, tenga un ligero color tostado y quede un poco crujiente, no demasiado tampoco, por lo que teniendo en cuenta que la temperatura dentro del horno sigue siendo alta (estos hornos mantienen la temperatura muchísimo tiempo), y que el cordero ya está casi hecho, habrá que vigilar con frecuencia por la mirilla de horno o sino por la apertura de la puerta, para que no se pase. En este caso después de darle la vuelta a los 30 minutos poco tiempo necesitó después, sobre unos 5 ó 7 minutos más aproximadamente.
Cuando esté listo, ya lo servimos a la mesa, acompañado simplemente de un buen pan de hogaza y una ensalada básica de lechuga, tomate y cebolla aliñada con sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra. Creedme que no se necesita nada más para disfrutar de este manjar de dioses. Espero que os haya gustado



7 comentarios:

  1. Que envidia me das, poder tener un horno de leña en casa, todo un lujo, pues como bien dices la carne no necesita aliños, y queda con un sabor buenísimo a brasas. Por Navidad también consumimos cordero, hay muchos dias y tiempo para todo y las chuletitas o el asado nos gusta mucho. Este año vas a tener unas buenas fiestas en la mejor compañía, en cuanto les llegue el olor de esa rica pieza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno me apunto, yo llevo el vino, un beset

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísima !!!
    Bueno bueno, la entrada de hoy es para dejarnos babeando de envidia. Eso es un horno y lo demás son tonterías.
    Me estaba imaginando haciendo mis panes en un horno así y oye, que la imaginación no tiene límites y hasta mojé en tu rica salsa.
    Buenas anotaciones con la carne de cordero y el origen, cuantas tropelías se cometen con tal de ganar dinero ¿verdad?
    Me alegro que hayas conseguido cumplir tu sueño,y si, es un lujo y de los buenos.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  4. Menuda pinta tiene este cordero hecho en el horno de leña Maca. Es toda una suerte poder contar con él, hay que disponer de espacio y de una zona adecuada. En un piso es bastante más complicado así que hay que ir a lo práctico y lo cómodo y poner un horno eléctrico.

    Estoy segura de que todo lo que hagas en este maravilloso horno quedará riquísimo y no quedará nada de lo que prepares.

    No sabía lo de los corderos. Da mucha rabia de que se aprovechen de estas fechas para timar a los compradores y poner precios abusivos.

    ¡Besos mil reina y si no nos leemos antes felices fiestas!

    ResponderEliminar
  5. Hola Maca!! pero que riquísimo que habrá quedado ese cordero lechal y encima de leña no hay quien te iguale a eso, me encanta!!
    Sabes me has dado envidia sana, mi horno de leña se quedo a medias por falta de tiempo, haber si un día mi marido acaba terminandolo entonces copiare tu receta que me encanta!!
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  6. Bueno ese cordero lechal tenia que estar de muerte relentisimaaaaaa ,nada como los hornos de leña en casa de mi abuela hay uno es una pena que lleve años sin encenderse por que el pan que se hace en el ademas de los asados no tiene color con los que se hacen en los hornos electricos.
    Seguro que le vas a sacar mucho partido ahora solo falta que te animes a preparar el pan en el asi como las empanadas y bizcochos veras que diferencia.
    No creo que pueda volver a pasarme asi que aprovecho y te deseo unas felices fiestas y un prospero año nuevo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar