martes, 14 de abril de 2020

Monas de Pascua 2020

Después de un parón inesperado, vuelvo de nuevo para enseñaros las monas de Pascua que preparé este año, que ha sido tan atípico para todos.
Muchas cosas han pasado por mi cabeza desde que edité la anterior entrada hace algo más de un mes, porque también muchos han sido los cambios que se han producido desde entonces.
De repente el mundo se paró, el peligro aparecía por todas partes, y actividades tan cotidianas y necesarias como salir a hacer la compra se han vuelto peligrosas, y en mi caso que vivo con mi madre que es dependiente y está diagnosticada de demencia, reconozco que el miedo se apoderó de mí y por momentos me sentí bloqueada. 
Por un lado me hubiera gustado ser de otra manera, que las cosas no me afectaran tanto, pero por otra parte me gusta ser así, mi lema en la vida podría resumirse en el título de la canción del  cantautor argentino León Gieco, “Sólo le pido a Dios que la vida no me sea indiferente”
No quiero que me sea indiferente el dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos estos días sin poder acompañarlos en su final ni darle una despedida como se merecían, no quiero que me sea indiferente la muerte de nuestros mayores por mucho que  por su edad tengan el ciclo vital completado, no quiero que me sea indiferente la injusticia, el abuso al más débil, el abandono y maltrato de animales, y tantas y tantas cosas... Como me dice mi pareja: “no se puede ir por la vida como vas tú, sin piel, porque así todo te roza, todo te hace daño”  y es verdad, tiene razón, pero para mí no es un signo de debilidad en contra de lo que puedan pensar algunas personas.
Los estúpidos son felices casi a tiempo completo, y cuando no lo son, tampoco sufren, porque no sienten y por ello no sufren. Aunque casi mejor que no sientan, porque si un estúpido siente algo, será siempre algo malo, será envidia, el gran mal de nuestro tiempo. De lo que no se dará cuenta nunca un estúpido es que la envidia hace daño a quien la siente, no a quien va dirigida.
Pues lo dicho, yo no quiero ser estúpida, y mucho menos envidiosa, quiero continuar sintiendo la vida con intensidad, eso me hará llorar de dolor y tristeza en muchos momentos, pero también de emoción en muchos otros, como cuando veo una película o escucho una canción bonita, o cuando releo los poemas que Rosalía de Castro le dedicó a su madre, o las nanas de la cebolla o la elegía a Ramón Sijé que escribió Miguel Hernández, en definitiva, quiero seguir disfrutando de todo eso que un estúpido y un envidioso nunca entenderán.
Y por supuesto, quiero seguir cocinando que me encanta y me relaja. Resulta curioso que debido al confinamiento mucha gente se ha metido entre fogones, y las redes están llenas de imágenes que ilustran el resultado, en cambio yo estos días no he sido capaz de preparar ninguna receta nueva, he cocinado solo lo justo, y eso que tengo una amplia lista de recetas pendientes. Como afortunadamente tengo también una larga lista de recetas esperando a ser editadas, confío en al menos ir sacando algunas a la luz.
De momento en esta entrada no os muestro ninguna receta, como os dije más arriba os voy a enseñar las monas de Pascua que preparé este año. Espero que os gusten.
Como novedad este año hice una mona de Pascua de galletas, con unos cortadores de la marca Tescoma que compré hace años, los cuales simulan un jardín de hierba verde. En el centro como podéis ver en la foto de arriba puse unos caramelos y encima de ellos más galletas con forma de mariposas, huevos, conejos y pollitos, y tambíén puse dos huevos de plástico que llevaban dentro una sorpresa monetaria ;)
Las galletas que van dentro me hubiera gustado decorarlas también con glasa blanca, pero dejé todo para el último momento, y como se me echaba el tiempo encima al final no lo hice, una lástima porque hubiera quedado mucho más bonita.
Esta mona me la encargó una amiga para regalarle a su ahijado y al hermano de éste, y quería algo nuevo, diferente, así que me acordé de esos cortadores que tenía todavía sin estrenar, y por lo que me contó le gustó mucho a ella y también a los agasajados.
La receta que utilicé para hacer las galletas es la misma que en su día utilicé para hacer unas galletas con motivos navideños, y la podéis ver pinchando aquí 

Y luego, como este año no he podido salir y comprar chuches como otros años, me limité a hacer la típica Rosca de Pascua (imagen superior), que es igual que el Roscón de Reyes, pero decorado con motivos de Pascua, como pollitos, plumas, etc.
Para hacer la Rosca de Pascua utilicé mi receta favorita que podéis ver pinchando aquí

Una vez hechas solo queda envolver en papel de regalo, si es con motivos de Pascua mejor, atar con una cinta y listo para hacer entrega a los ahijados y mostrarles con ello el afecto y al tiempo cumplir con la tradición.
Y por esta ocasión nada más, nos vemos dentro de unos días, al menos  eso espero, y será con una nueva receta, pero antes de despedirme quiero agradeceros las visitas que durante este tiempo no solo no han disminuido sino que han aumentado. ¡Muchísimas gracias!
Un abrazo

6 comentarios:

  1. Hola Maca !
    En estas circunstancias tan devastadoras que estamos viviendo el ser humano saca lo mejor y lo peor de sí mismo . Me gustaría creer que esto será una enseñanza de vida, pero mucho me temo, que para la gente sin conciencia ni empatía, en cuanto todo pase, volverán a las andadas como si nada hubiera ocurrido o incluso mucho más drásticos, si no, basta con darse un paseo por las redes y leer opiniones de todo tipo que en estos momentos hielan la sangre.
    Yo pensé que no publicaría en el blog , pero al cabo de los días me di cuenta que lo necesitaba pues siempre aportamos ideas , sobre todo a gente que no le va mucho esto de cocinar, y por otro lado, es una manera de seguir unidos, de interesarnos unos por otros e insuflarnos ánimos en esta aldea global en la que somos como una pequeña famili@.
    Mucha fuerza Maca, todo pasará y mientras eso ocurre seguiremos siendo tal como somos, es mejor sentir aunque duela que ser de piedra.
    Respecto a las monas todas son estupendas, seguro que les han gustado mucho.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  2. Q año más raro sin mi mona, pero bueno algo hicimos ❤️❤️❤️

    ResponderEliminar
  3. Maca te entiendo guapa , animo todo terminara pronto esta pesadilla, cuidate guapa besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola Maca,me alegro leerte de nuevo,y la verdad es que todos tenemos la vida metida entre paréntesis ,sin fecha para quitarlos .......aunque yo todos los días me digo uno menos....tus monas me gustan todas......
    Animo y para delante siempre¡¡¡
    Muchos besitos y cuídate¡¡

    ResponderEliminar
  5. Hola Maca ,esta es una situación bastante trágica intentamos sacar lo mejor que llevamos dentro aunque aun haya gente que no ,me niego a ver la television porque estaría todo el día llorando y no puede ser, cuando podamos volver a salir y reunirnos de nuevo con la familia y amigos pienso que también hay gente que no podrá
    por eso este pequeño rincón me sirve para mantener el contacto con vosotros y que la espera sea mas leve
    las monas te han quedado muy bonitas ,nunca las hice y me parecen preciosas
    Besitos y cuidaros mucho

    ResponderEliminar
  6. Querida Maca, cada uno es como es y mejor tener sensibilidad ante las situaciones que se nos presentan, malas o buenas, y responder a ellas con sentido de la justicia y dignidad. Este momento nos ha pillado a todos por sorpresa, pero también con esperanza y no podemos perderla porque es lo que nos va a sacar de él.
    Las monas que has preparado me parecen ricas y bonitas, mi costumbre es la del hornazo, pero ambos están buenos, en cada lugar se celebra lo suyo y es lo que enriquece un país, no podemos perderlo.
    Un beso. #yotambienmequedoencasa

    ResponderEliminar