viernes, 30 de noviembre de 2018

Detalles para invitados 2018


Como viene siendo habitual últimamente, he tardado más de lo que tenía pensado en publicar contenido en el blog,  y sigo sin devolver las visitas a los blogs amigos, lo cual me hace sentir mal conmigo misma. Afortunadamente nada malo ha pasado en mi vida ni en mi entorno en este tiempo, simplemente los días son tan cortos en esta época del año, y tengo tantas cosas que hacer, que no me llega el tiempo a nada.
Antes tenía un ritmo de publicaciones en el blog que iba manteniendo sin ningún esfuerzo, pero desde que el año pasado me registré en facebook y en intagram (sí..., habéis leído bien, todavía el año pasado..., y casi por obligación!!!) siento que ahora me cuesta mucho mantener el ritmo de las publicaciones, y no es porque haya perdido la ilusión por el blog, todo lo contrario, pero es como si no abarcara todo, y eso me produce una especie de frustración. No quiero darme de baja de las redes sociales, porque eso  supone perder el contacto con mucha gente, tardé en sucumbir a las mismas, pero ahora me pregunto cómo he estado tanto tiempo viviendo de espaldas a ellas... A ver cómo lo voy compaginando todo, ahora que pronto llegan las navidades y el cambio de año, para el 2019 mi principal propósito va a ser mantener la regularidad en las publicaciones y en el contacto con mis colegas. 
En realidad no quiero esperar al próximo año, debo empezar ya a ponerme las pilas, porque se acercan las fiestas y antes hay una serie de recetas que me encantaría compartir con todos vosotros, pero primero, y dado que el blog para mí, además de una ventana al mundo, es también un cuaderno de bitácoras,  deseo dejar constancia en el mismo de los detalles para invitados que preparé para agasajar a los padres de dos niño que se bautizaron en este año2018.
Uno fue Fabio, el hijo de Noelia y Roberto, que es un familiar lejano nuestro y con el que tenemos muy buena relación. Fabio recibió las aguas bautismales el 17 de marzo. En este caso le preparé unos saquitos en cuyo interior iban unas galletas y unos bombones. Para envolverlos utilicé papel seda de color blanco y celeste.
Así es como quedaron:


Más recientemente fue Adan, el hijo de nuestros vecinos Vanesa y Jesús Manuel, el que reunió a sus familiares con motivo de su bautizo. Fue el pasado domingo, 25 de noviembre, y en esta ocasión opté una vez más por botes de mermelada de diferentes sabores (albaricoque, nectarina y ciruela roja) que preparé yo misma este pasado verano.
Para la presentación utilicé unas bolsitas rígidas y transparentes, para que permitiesen  ver el contenido, y las adorné con rafia de color celeste y la correspondiente etiqueta con el nombre del niño y la fecha del bautizo
Así fue como quedaron.



Como siempre os digo, si tenéis algún evento de este tipo a la vista,  y os animáis a preparar vosotros mismos en casa estos detalles para obsequiar a los invitados, espero que la entrada de hoy os pueda servir para sacar ideas. En todo caso se queda aquí guardada para el recuerdo, como las de años anteriores que podéis ver pinchando en los siguientes enlaces:
Para finalizar por hoy, solo me resta desearles a Fabio y a Adan toda la felicidad del mundo, y a sus padres salud y suerte para educarlos y verlos crecer convertidos en personas de bien en la edad adulta. Con ese deseo me despido por hoy.
Dentro de unos días volveré con una receta navideña. Os espero
Feliz fin de semana

4 comentarios:

  1. Hola Maca!! Te entiendo perfectamente. A mi me pasa igual, los dias no me llegan a nada ya que ahora tengo mas responsabilidades y a veces acabo agotada!!
    Los detalles son monísimos y como bien dices salud a todos que en esta vida es lo mas importante aunque a veces se crea que no. Besiños a todos!!

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que a veses no da tiempo a todo , yo no tengo instragan por lo mismo por que no se como voy ha sacar tiempo, te quedaron unos detallito muy bonito besitos feliz finde

    ResponderEliminar
  3. También soy reacia a las redes sociales por el tiempo extra que ocupan, aunque me temo que tendré que sucumbir a ellas el próximo año. No te sientas mal por no poder llegar a todo, a veces nos exigimos demasiado y eso tampoco es bueno.
    Los regalitos que nos traes ya los ví en su momento, pero has hecho bien en recordarlos, son ideas muy prácticas y bonitas.
    un beso.

    ResponderEliminar