martes, 26 de septiembre de 2017

Pisto manchego con huevos

Por fin puedo decir que he terminado de envasar todos los productos de la huerta, y es que aunque se trata de una actividad que me encanta, todo en exceso termina cansando, y no penséis que nuestra huerta ocupa una parcela grande, todo lo contrario.
 Dentro de poco comenzaré con el membrillo, además este año con especial ilusión porque los dos membrilleros que planté en la finca en febrero del 2014 han dado frutos este año por primera vez, además en abundancia, de hecho días atrás el viento rompió una de las ramas que terminó cediendo con el peso L
Pero bueno, lo de los membrillos aun debe de esperar unos días más, todavía es algo temprano para recolectarlos, permitiéndome así descansar un poco del ajetreo de la semana pasada con la preparación de conservas y la congelación de verduras del huerto, lo cual se convirtió estos días en la actividad principal en mi cocina.
Una de las conservas que preparé fue el pisto manchego, porque el pisto lleva una variedad de verduras que permite aprovechar de una vez buena parte de los excedentes de la huerta, y uno de los días que lo preparé, parte del mismo lo envasé y otra parte lo consumimos en el momento acompañado de unos huevos fritos con patatas. Un plato humilde pero delicioso, cuya receta os traigo hoy.
El pisto es muy socorrido en la cocina, está exquisito así solo, acompañado de unos huevos fritos con patatas, con unas lonchas de jamón, con un pescado blanco a la plancha, con un arroz blanco, con pasta, etc.
Hay muchas variantes del pisto, casi tantas como cocineros, ésta es la que yo preparo, variando si acaso ligeramente las verduras en función de las que tenga disponibles en ese momento, pero sin que falten  en ningún caso los pimientos y el tomate. Os dejo ya con la receta sin más dilación
Ingredientes (para 4 personas)
-8 tomates (la variedad “pera” es la ideal)
-1 pimiento rojo grande ó 2 más pequeños
-2 pimientos italianos verdes
-3 calabacines medianos
-2 cebollas
-2 dientes de ajo
Preparación:
En primer lugar lavamos los tomates, les hacemos un corte en forma de cruz y los echamos en agua hirviendo durante dos minutos, después los retiramos a una fuente, los dejamos enfriar para sacarles la piel y después los troceamos lo más fino posible.
Paralelamente picamos el resto de verduras, comenzando por los pimientos. Cuando estos estén picados los echamos en una olla que habremos puesto al fuego con aceite de oliva virgen extra hasta cubrir la base. Mientras los pimientos se van rehogando, picamos la cebolla, y al cabo de unos 15 minutos aproximadamente la añadimos a la olla. A continuación picamos finamente los ajos y los incorporamos también.  Seguidamente hacemos los mismo con el calabacín, lo picamos en taquitos y lo añadimos a la olla, salamos el conjunto y dejamos que se rehogue todo junto a fuego lento durante una hora y media o dos horas, removiendo de vez en cuando.
Cuando veamos que las verduritas están ya bien pochadas, es el momento de añadir el tomate, retirando antes el exceso de aceite de la olla si fuera necesario, y seguimos cocinando a fuego bajo durante un hora  aproximadamente, hasta que veáis que el conjunto ha reducido considerablemente y el aceite de la preparación sube a la superficie, en ese momento rectificáis de sal, y ya tenéis el pisto listo para servir, acompañado de un huevo frito por persona como hice yo en esta ocasión.
El que os sobre, lo podéis envasar al vacío en botes de cristal, los cuales debéis esterilizar primero, tanto los tarros como las tapas, sumergiéndolos en agua hirviendo durante 15 minutos. Luego los retiráis, los secáis bien con papel de cocina, y rellenáis los botes con el pisto bien caliente. Después con un papel de cocina limpiáis los bordes de los mismos, se coloca la tapa, y los introducís en una olla con agua hirviendo durante 20 minutos. Transcurrido ese tiempo, retiráis los botes del agua y los dejáis boca abajo sobre la encimera hasta que estén totalmente fríos (yo los dejo de un día para otro), y con esta técnica de envasado se conservarán durante más de un año manteniendo todo su sabor y propiedades.
Nada más por hoy, volveré dentro de unos días, esta vez con una receta dulce que ya hace mucho tiempo que no publico ninguna. 
Hasta entonces, sed felices!!!

6 comentarios:

  1. Me gusta tu pisto y lo que más, que lo hayas guardado en el tarro directamente de la huerta. El trabajo que has hecho tendrá su compensación durante todo el año y te alegrarás. Yo también quiero hacer mermelada de membrillo que me encanta aprovechando la fruta de temporada. A ver que tal me queda, espero que tan bien como a ti.
    un beso,

    ResponderEliminar
  2. El pisto me gusta mucho y acompañado de unos huevos fritos mas , que alegria poder cultivar tus propias verduras besitos

    ResponderEliminar
  3. Que bien que ya hayas terminado de embasar los productos de la huerta yo este año no he echo ninguna conserva por que apenas hemos tenido tomates y pimientos asi como calabacines y mira que estos ultimos se dan en abundancia .
    Uummmmmmmmmm que pintaza tiene ese plato de pisto con los huevos yo lo preparo mas o menos como tu seguro que estaba de rexupete , te ha quedado divinisimo.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapísima !!!
    Con gusto me hubiera metido en tu cocina para ayudarte a envasar, con lo que me gustan esas cosas ;)
    Es cierto que el pisto cada uno lo hace de una forma, pero a mí me están todos ricos. Siempre le añado berenjena, por lo demás se parece bastante al tuyo.
    Eso si, mis verduras son compradas, ahí sales tú ganando. Y si me pongo una tostada y encima un poco de pisto, la mujer más feliz del mundo. Si es que está bueno con todo.
    El tuyo, para repetir plato y huevos si hace falta.
    Besotes mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Maca el tema de conservas es tan apasionante como agotador. Nosotros este año hemos descansado porque no plantó nada mi padre dada la escasez de agua, pero otros veranos me he dado unas palizas tremendas.

    El pisto nos encanta y como bien dices tiene muchas posibilidades. Por cierto, con unas albóndigas está buenísimo ¡te lo sugiero para que lo pruebes!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  6. Que suerte la de tener un huerto y poder tomar frutas y verduras caseras. El pisto manchego con huevo frito es un plato sencillo y verdaderamente delicioso.
    Saludos

    ResponderEliminar