miércoles, 21 de octubre de 2015

Dulce de membrillo

Hoy vuelvo de nuevo con una receta dulce y muy otoñal: el dulce de membrillo. 
Realmente tengo que reconocer que aunque prefiero la primavera y el verano, el otoño también tiene sus encantos, pues aunque llega el frío y la lluvia, y la vegetación se apaga, al otoño no le falta colorido, ya que los tonos verdes de la primavera, dan paso a una amplia gama de tonalidades pardas, ocres y rojizas, que tiñen de color el paisaje y le otorgan un encanto especial.
Aparte de paisajes evocadores, el otoño nos trae también otros regalos muy apetecibles como las setas, las castañas, o el mismo membrillo, del que versa la entrada de hoy.
El membrillo es un fruto muy aromático, pero muy astringente y duro, por lo que no se puede comer crudo, pero preparado como os muestro a continuación, es una autentica delicia. Vamos con ello.
Ingredientes:
-1kg. de membrillos (pelados y limpios)
-750gr. de azúcar
-zumo de 1 limón
Preparación:
Lo primero es lavar los membrillos y quitarles esa vellosidad aterciopelada que los recubre. Luego se pelan y se les saca el corazón y las pepitas. Una vez limpios, se pesan y se echan en una olla cortados en trozos. Posteriormente se le añaden 750gr. de azúcar por kg. de fruta (pelada y limpia) y el zumo de un limón, y los dejamos macerando durante unas 24 horas. Transcurrido el tiempo de maceración veremos que nuestros membrillos han soltado mucho líquido, es entonces el momento de ponerlos al fuego y una vez que empiecen a hervir, continuar con la cocción a fuego medio, removiendo de vez en cuando,  durante una hora. Después trituramos con la batidora y envasamos en tarrinas.
Cuando enfríe habrá cuajado y podemos cortar en láminas a nuestro gusto.
El dulce de membrillo se guarda perfectamente durante meses en el frigorífico, y en el congelador aguanta más de un año.
Observación:
Yo puse los ingredientes para un kg. de membrillos, luego dependiendo de la cantidad de membrillos que tengamos añadimos la parte proporcional de azúcar, la cual no debe bajar del 75%, porque sino luego tendríamos dificultades para que cuaje. Por lo demás, respetando el porcentaje de azúcar con respecto a la fruta, y el tiempo de cocción, el éxito está asegurado, y el resultado, aparte de ser más sano y natural,  no tiene comparación con el dulce de membrillo industrial. ¡Probad y me decís!

No hay comentarios:

Publicar un comentario