martes, 3 de marzo de 2020

Huevos rotos con patatas fritas y jamón


Para el primer post del mes de marzo he elegido un plato conocido por todos, de elaboración sencilla y origen humilde, pero que pese a ello merece un lugar privilegiado en cualquier blog gastronómico, y el mío, en sus casi cinco años de andadura todavía no contaba con él, así que por fin le ha llegado su hora.
Como podéis ver por el título del post, se trata de los huevos rotos con jamón y patatas fritas, un plato que nos saca de un apuro en más de una ocasión pues se prepara en un abrir y cerrar de ojos, y dado que utiliza ingredientes muy básicos que casi siempre tenemos en la despensa, pues es fácil tirar de él cuando llega alguna visita inesperada a casa, o cuando no tenemos ganas pasar mucho tiempo preparando otra cosa, o simplemente porque nos apetece, pues los huevos con patatas fritas y jamón son un auténtico manjar.
Personalmente no conozco a nadie que no le gusten, y si se utiliza materia prima de calidad, es imposible que salgan mal.
En lo que a calidad de la materia prima se refiere, la verdad es que en mi caso puedo presumir de tener la mejor, y no es para menos, pues dudo que haya unas gallinas más felices que las mías en toda la comarca, dado que disponen de una amplia parcela vallada para su exclusivo uso y disfrute y cuando se cansan de estar fuera o llueve pueden ponerse a cubierto... Ellas deciden si estar dentro en el gallinero o fuera en la finca, en la cual no le faltan hierbas y semillas para complementar el alimento que le proporcionamos. Mirad y juzgad vosotros mismos.


¿Cómo no van a ser ricos los huevos de unas gallinas que viven en estas condiciones? 
La ventana de la cocina da a esta parte de la finca así que puedo verlas con frecuencia, y a veces me quedo ensimismada mirándolas... Desde siempre me ha resultado  muy relajante y entretenido observar a las gallinas: ver cómo toman sus baños de tierra, cómo escarban, escuchar sus cacareos... Y si se trata de una gallina con pollitos entonces todavía disfruto más.
Bueno, me enrollo, así que sin más dilación paso a detallaros la lista de ingredientes de la receta de hoy, que en este caso es para tres cazuelitas individuales, es decir, para tres personas,
-3 huevos de mis gallinas felices
-3 patatas
-3 lonchas finitas de jamón ibérico o en su defecto jamón serrano (mejor que tenga algo de tocino)
-aceite de oliva virgen extra
-sal
Preparación:
En una sartén freímos en aceite de oliva las tres patatas previamente peladas y cortadas en bastoncitos. Una vez que estén  fritas, las repartimos entre las tres cazuelitas y salamos ligeramente por encima. A continuación  colocamos en cada cazuelita una loncha de jamón sobre las patatas calientes.
Mientras se fríen las patatas en otra sartén aparte freímos los huevos procurando que la yema no llegue a cuajarse, después colocamos un huevo en cada cazuelita sobre el jamón, y con la ayuda de un tenedor, rompemos los huevos, para que se rompa la yema y se desparrame sobre el jamón y las patatas, las cuales deberán estar  todavía muy calientes, para que termine de hacerse la yema, evitando así cualquier riesgo de intoxicación.
Para finalizar solo comentaros por qué os recomiendo que si en lugar de usar jamón ibérico (el cual de por sí  tiene grasa infiltrada y eso lo hace más jugoso al paladar ) usáis  jamón serrano que es más económico, procuréis que tenga algo de tocino, y es porque las lonchas de jamón si  tienen tocino, al entrar éste en contacto con las patatas fritas recién salidas de la sartén, el calor de éstas hará que el tocino se derrita y eso junto con el huevo roto y las patatas fritas se convierte en un bocado absolutamente delicioso.
Y esto es todo, el resto en este delicioso plato lo hace un buen pan de pueblo, acompañado de un  buen vino (el que lo tome, que no es mi caso), y ya solo queda disfrutar.
Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy. Nos vemos dentro de unos días.
Hasta entonces. ¡Que seáis muy felices!

12 comentarios:

  1. Es la comida preferida de mi hijo y no hace tanto que la publiqué, ya que no daba crédito de que no la tuviera en el blog con lo rica que estaba. Y es cierto, es un plato de toda la vida que no pasa de moda, por algo será.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Que plato mas rico en mi casa les encanta, que lujo poder tener esas gallinas besitos

    ResponderEliminar
  3. Uummmmmmmm lo que le gustan a mi hijo los huevos rotos el en vez de con jamon los quiere con beicon ,pero estoy segura de que si ve estas cazuelitas se los come sin rechistar.
    Te han quedado de relujo y no dudo lo mas minimo que esten de muerte relenta no lo siguiente.
    Yo tambien tengo la suerte de comer huevos de gallinas felices pero de mis tios que tambien andan a sus anchas fuera del gallinero y este año tiene un gallo precioso pero que es un fiera no hay quien se hacerque a una gallina a mi ya me ha picado varias veces en las piernas cuando he ido a coger huevos.
    Bicos mil y feliz finde wapisima.

    ResponderEliminar
  4. Un plato de 10, y que nadie se queja cuando lo pones en la mesa, y con los huevos de tus propias gallinas, manjar de dioses, feliz fin de semana Maca

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Maca!, acabo de conocer tu blog y a tus gallinas, veo que todos vivis muy felices, qué suerte contar con tus amigas para hacer tus recetas. Realmente no hay como una sencillo plato de los de siempre para ser feliz, pero a parte con tu presentación en esas bonitas mini cazuelas le subes la nota. Simplemente una delicia. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la visita y por el comentario, Pilar.
    Yo tampoco te conocia, y después de echarle un vistazo a tu blog (cazuelicas) me quedo como seguidora.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Maca como envidio tus gallinas ,yo me conformo con comprar los huevos de la mejor calidad posible ,ese plato tan clasico y tan socorrido es el favorito de mi nieto pequeño ,huevos con patatas fritas no ..huevos rotos ,la verdad es que es un plato que gusta a todos , se ve muy apetecible
    besitos

    ResponderEliminar
  8. No me ves Maca!! pero te estoy haciendo la ola.
    Pedazo de plato rico que te has marcado, se de buena tinta lo rico que esta, con esos huevos de gallinas felices.
    A mi también me pasa que me relaja ver las gallinas como cacarean y demás.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Maca, sí que sería feliz con estos huevos rotos, ni te lo imaginas, más que tus propias gallinas!!!

    Es una receta ya tradicional que, como tú bien dices, bien merece un lugar privilegiado en cualquier blog, y a ti te han quedado de premio

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Maca. Como hace ya un tiempo que no nos vemos paso a visitarte y espero que te encuentres perfectamente junto con tu familia.
    Un plato de esta categoría siempre es bien recibido y aunque los huevos así no me llaman mucho, porque los prefiero con bastante aceite jj, te diré que daría buena cuenta si tengo el plato delante. Delicioso.
    Un abrazo y cuidaros.

    ResponderEliminar
  11. Estupendo plato, que desde luego, no puede haber nadie a quien no le guste y con huevos de gallinas caseras todo un lujo.
    Saludos

    ResponderEliminar