domingo, 10 de marzo de 2019

Fondant casero de nubes (marshmallows)


Dicen que lo prometido es deuda, y hoy quedo en deuda con vosotros, porque os había prometido en el anterior post que en la próxima publicación os traería la receta del cocido con botelo, pero al final, prefiero que siga en la carpeta de borradores, ya le llegará su día, y de momento prefiero darle salida a otras recetas que llevan mucho tiempo allí  en borradores y creo que deben ver la luz primero. Una de ellas es la receta de hoy, el fondant casero de nubes, porque tengo varias recetas de tartas y de galletas decoradas con él y creo que antes de publicarlas, lo que procede primero es que os cuente cómo preparo el fondant, por aquello de empezar por el principio, así que vamos a ello
Ingredientes:
-nubes blancas de azúcar (marshmalows)
-el doble de azúcar glas que de nubes (del comprado porque tiene incorporado almidón)
-1 cucharadita de agua
-colorantes alimentarios (preferiblemente en gel)
-mantequilla
-aromas alimentarios (opcional)
Elaboración:
Untamos con mantequilla un cuenco apto para microondas, echamos en él los marshmalows, junto con unas gotas de aromatizante si queréis darle algún aroma concreto, y una cucharadita de agua, y lo llevamos al microondas por intervalos de 30 segundos.
En cada uno de los intervalos, retiramos el cuenco del microondas, removemos bien con una espátula de madera, y volvemos a introducir hasta que esté todo disuelto.
Seguidamente pasamos el azúcar por un colador para que no lleve grumos y lo vamos agregando poco a poco al cuenco de los marshmallows removiendo primero con la espátula de madera, y luego cuando se va convirtiendo en una pasta manipulable con las manos, nos untamos éstas con un poco de mantequilla, echamos un poco de azúcar glas en la encimera de la cocina, y seguimos amasando y añadiendo azúcar hasta que consigamos formar una bola que no se pegue a las manos.
Cuando hayamos terminado de amasar, lo cubrimos con papel film y lo guardamos en el frigorífico durante al menos 4 horas.
Transcurrido el tiempo de reposo en el frigorífico, dividimos el fondant en tantas partes como colores deseemos obtener, y para teñirlo utilizamos colorantes en gel de los colores elegidos (yo utilizo siempre los de wilton que dan muy buen resultado) añadiéndolos poco a poco con la punta de un palillo, y amasando bien hasta conseguir la tonalidad deseada y un color homogéneo (al principio cuesta algo, pero con un poco de paciencia se consigue)
Y ya tenemos nuestro fondant listo para usar y dar rienda suelta a la imaginación en tartas, galletas, etc.
Pues nos vemos dentro de unos días. Mientras que seáis muy felices. 
Un abrazo

3 comentarios:

  1. Me parece una receta de lo mas interesante, y estoy deseando ver esas tartas, un beset Maca

    ResponderEliminar
  2. Muy buena idea hacer fondant casero , tomo buena nota besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola Maca. Como nunca he utilizado el fondant me ha llamado la atención como lo preparas. No debe ser difícil hacerlo, aunque creo que la práctica es la mejor ayuda y como yo no practico no creo que me saliera bien jj. Y digo que no practico porque nunca he preparado una tarta con fondant.
    Espero poder ver las que has hecho, deben ser una obra de arte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar