sábado, 5 de noviembre de 2016

Buñuelos de viento


Los que me seguís ya sabéis que dispongo de poco tiempo libre, y por ello últimamente suelo publicar contenido los fines de semana que es cuando estoy menos ocupada, aun así el pasado fin de semana y pese a hacer puente y quedarme en casa, me pudo la pereza y me permití un descanso. Eso sí, he aprovechado para cocinar, porque eso a mí me relaja mucho. En esos cuatro días, entre otras cosas,  hice la receta que hoy os traigo: los buñuelos de viento.
Ya sabéis que éstos son muy típicos del día de Todos los Santos, y esa fecha este año ya ha pasado, pero en cualquier caso os dejo la receta porque están riquísimos y se pueden comer en cualquier época del año, de hecho también son típicos del día de San José y de Cuaresma. En Madrid, por ejemplo, hay pastelerías que los tienen a la venta durante todo el año.
En esta ocasión los he rellenado de nata, porque tenía un envase en el frigorífico y se acercaba la fecha de caducidad, pero también están muy ricos rellenos de crema pastelera, e incluso sin ningún relleno, están exquisitos.
Os dejo la receta.
Ingredientes (para unos 30 buñuelos):
-300ml. de agua
-150ml. de leche
-50gr. de azúcar
-50gr. de manequilla
-5gr. de sal
-300gr. de harina
-10gr. de levadura Royal
-5 huevos (este dato es aproximado, en esta ocasión necesité 5 pero eso puede variar ligeramente)
-aceite de oliva suave o de girasol para freír
Para decorar:
-Azúcar al gusto
-Canela molida
Para el relleno:
-Crema pastelera o nata montada
Preparación:
En primer lugar tamizamos la harina, la mezclamos con la levadura y reservamos. Aparte vertemos el agua y la leche en un cazo, añadimos la mantequilla, la sal y el azúcar y llevamos al fuego hasta que empiece a hervir removiendo de vez en cuando con una cucharada de madera. Después retiramos del fuego y añadimos la harina junto con la levadura de una sola vez, y  removemos con la cuchara de madera hasta que la masa  se despegue de las paredes y se forme  una bola. Al principio parece un engrudo, pero poco a poco el calor hará que se  desintegren todos los grumos y la masa vaya tomado forma. Si vemos que pierde calor, ponemos el cazo al fuego y lo retiramos alternativamente, durante el proceso. Cuando hayamos obtenido una bola compacta, retiramos definitivamente del fuego y esperamos a que la masa esté tibia antes de añadir los huevos.
Luego viene el paso más importante, y es que los huevos hay que añadirlos de uno en uno, y no se puede incorporar el siguiente mientras el anterior no esté totalmente integrado. La cantidad de huevos que os pongo en la lista de ingredientes es orientativa, pues solo sabremos que la masa está lista y no necesita añadirse más huevos, cuando al levantar la cuchara la masa cae formando lo que se conoce como “pico de pato”. Después de añadir los huevos, la masa tendrá un aspecto brillante, y aunque sigue siendo espesa, será ya mucho más cremosa.
Cuando tengamos la masa lista, tapamos el cazo con un paño de cocina y la dejamos reposar durante media hora.
Por último echamos abundante aceite en una sartén, lo llevamos al fuego, y cuando caliente (aunque no demasiado porque sino los buñuelos se doran por fuera pero quedan crudos por dentro) vamos echando pequeñas porciones de masa ayudándonos de dos cucharas. Veréis que crecen en la sartén y que ellos solos se dan la vuelta, eso es señal de que todo va bien. Después cuando veamos que están dorados uniformemente, y cocidos por dentro, los escurrimos y los llevamos a un plato sobre papel absorbente. Así hasta terminar con toda la masa.
Por último echamos azúcar y un poco de canela molida en un plato, mezclamos  y rebozamos los buñuelos de uno en uno. Finalmente los rellenamos, para lo cual tienen que estar totalmente  fríos,  y con la ayuda de una tijera o un cuchillo,  le hacemos un pequeño agujero y rellenamos con crema pastelera o con nata montada como hice yo en esta ocasión.

5 comentarios:

  1. Cierto que son típicos de la fecha, cierto que estan buenísimos. Yo me comía unos pocos de los que tienes ahí porque se ven divinos.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Yo asocio los buñuelos con la festividad de Todos los Santos pero como bien dices cualquier día es estupendo para disfrutar de ellos, con o sin relleno.

    Sólo los hice una vez, hace muchos años, antes de tener el blog, y aunque nos gustaron mucho no los he vuelto a repetir ¡creo que ya va siendo hora!

    Te han quedado estupendos así rellenos de nata. Espero que descansaras mucho durante el puente

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado con una pinta estupenda. No los suelo hacer y no es porque no me gusten, los tengo en pendientes. Tienen que estar muy ricos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo perfectamente hay veces que nos merecemos un descanso y no apetece ponerse a bloguear.
    Uummmmmmmmmm buñuelos rellenos de nata ,me encantaaaaaaaaaan no lo siguiente porque no puedo que si no me los llevaba todos seguro estarian de rexupete.
    Te han quedado de relujo no lo siguiente.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  5. Ya ves yo tampoco tengo mucho rato libre por eso hoy que puedo me paso a ver las recetas que tengo pendientes, como la tuya.
    Sabes que rabia me da no poder coger unos cuantos a través de la pantalla, estoy relamiendome, me los comería todos los días.
    Un besito enorme

    ResponderEliminar