lunes, 15 de febrero de 2016

Lentejas con chorizo y panceta

Hoy os presento un plato por todos conocido: el guiso de lentejas. Lo cierto es que no soy nada forofa de las lentejas, pero después de la última analítica en la que me salieron bajos los niveles de hierro en sangre, he tenido que echar mano de ellas, y la verdad es que una vez que empiezo a comerlas me gustan, y en días de frío como el de hoy incluso me apetecen y me sientan muy bien.
Su preparación no entraña ninguna dificultad, básicamente es añadir los ingredientes a la olla, y dejar que se vaya haciendo todo a fuego lento, y por último preparar un sofrito para enriquecer un poco el plato, y nada más.
Cuando las preparo suelo hacer bastante cantidad, luego las guardo en tuppers en la nevera y las voy consumiendo en días sucesivos, así ahorro energía, trabajo y tiempo ^_^
Aunque la mayoría de vosotros seguro que ya sabéis cómo preparar unas lentejas, como suele ocurrir, hay tantas recetas como cocineros, así que os cuento cómo las hago yo
Ingredientes (para 4 personas)
-500gr. de lentejas pardinas
-2 chorizos
- 350 gr. de panceta curada y desalada
-1 cebolla
-1 zanahoria
-1 tomate
-2 dientes de ajo
-1 cucharadita de pimentón dulce (de buena calidad)
-aceite de oliva virgen extra
Preparación:
Personalmente prefiero la lenteja pardina a la lenteja castellana, y la primera no requiere remojo, aun así, la víspera yo pongo las lentejas a remojo, y para ello las echo en un recipiente, las cubro de agua y las dejo así toda la noche.
A la mañana siguiente escurrimos el agua de remojo de las lentejas y las echamos en una olla, añadimos también el tomate, la zanahoria y la cebolla todos finamente picados, los chorizos cortados en rodajas, y la panceta cortada en tacos. Cubrimos con abundante agua fría hasta casi llenar la olla (me gustan las lentejas más bien sueltas que espesas) y ponemos al fuego hasta que levanten el hervor, en ese momento bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se vayan haciendo lentamente por espacio de una hora aproximadamente. Si vemos que durante la cocción se consume mucho líquido, añadimos agua (en este caso agua caliente para que no se corte la cocción) Cuando estén cocidas, probamos de sal y rectificamos si fuera necesario, ya que es posible que la panceta al ser salada le dé sal suficiente al guiso y en ese caso ya no le añadimos. Por último apagamos el fuego y reservamos.
Aparte cubrimos el fondo de una sartén con aceite de oliva virgen extra y la ponemos al fuego. Añadimos los dos dientes de ajo cortados en láminas y cuando empiecen a dorarse apartamos la sartén del fuego y añadimos una cucharadita de pimentón dulce, removemos bien y añadimos este sofrito a la cazuela de las lentejas, mezclamos todo, y ya tenemos nuestras lentejas listas para servir bien calentitas. Espero que os hayan gustado ^_^

No hay comentarios:

Publicar un comentario