lunes, 15 de mayo de 2017

Costilla fresca de cerdo con patatas

A pesar de estar ya a mediados de mayo, estos días de atrás hizo un tiempo bastante desapacible con temperaturas más bajas de lo que sería de esperar para esta época del año, así que cuando en el supermercado he visto que tenían la costilla fresca de cerdo de oferta, no dudé en comprarla para preparar este rico plato que hoy os presento, el guiso de costillas con patatas, el cual llevaba mucho tiempo sin hacer y ya me apetecía.
Tengo que reconocer que soy un poco especial con las comidas, a veces me paso largas temporadas sin cocinar un plato en concreto, y luego de repente un buen día lo hago, y después durante un tiempo lo repito con frecuencia, hasta que me “harto” de nuevo por otra larga temporada. ¿os pasa lo mismo a vosotros...? En fin, el caso es que lo hice la semana pasada, y ya estoy deseando repetirlo ;-)
El guiso de costilla fresca con patatas es un plato tradicional que se elabora en la mayoría de hogares, y aunque en cada uno le aportan su toque personal, siempre sale rico a pesar de utilizar ingredientes muy humildes que están al alcance de cualquiera.
Aparte de rico,  es muy completo y nutritivo porque aporta proteínas, carbohidratos y un bajo contenido en grasas, aunque para eso debemos procurar escoger costilla magra y luego en casa  le eliminamos  bien el exceso de la misma.
Os dejo ya la receta
Ingredientes (para 3 personas):
-500gr de costilla fresca de cerdo
-6 patatas medianas
-3 dientes de ajo
-1 cebolla
-1/2 pimiento rojo
-1/2 pimiento verde
-3 zanahorias
-1 tomate maduro
-1 puñado de guisantes
-1 vaso de vino blanco
- 1 cucharada de pulpa de pimiento choricero
-aceite de oliva virgen extra
-sal
-pimienta
-1 hoja de laurel seco
-agua
Preparación:
Cuando compréis la costilla pedidle al carnicero que os la corte en trozos no muy grandes. Luego en casa la salpimentáis. Yo utilizo un bote que contiene 5 tipos de pimientas y lleva molinillo incorporado, de ese modo se mantiene mejor el aroma.
Después se dora en una olla en la que habremos puesto aceite de oliva virgen extra hasta cubrir la base. Cuando la costilla esté dorada añadimos la hoja de laurel, los pimientos cortados en trozos pequeños y las zanahorias cortadas en rodajas. Rehogamos todo junto durante unos minutos y luego añadimos la cebolla y los ajos ambos bien picados, mezclamos todo y dejamos que se hagan unos minutos más, a continuación echamos el tomate picado (si no tenéis podéis usar 2 cucharadas soperas de tomate triturado). Dejamos que se haga todo junto hasta que el líquido que suelta el tomate se haya consumido y en ese momento echamos el vaso de vino blanco, continuamos cocinando el conjunto hasta que reduzca el líquido del vino y se evapore el alcohol. En ese momento echamos la pulpa del pimiento choricero (si no tenéis utilizad una cucharada rasa de  pimentón de la Vera), rehogamos todo unos minutos más y por último añadimos las patatas cortadas en trozos pequeños. Para cortarlas utilizad un cuchillo y procurad  no llegar al final con el corte, sino que a mitad, hacéis palanca con el cuchillo y  las cascáis para que de ese modo suelten más almidón al cocerse, y la salsa del guiso quede más espesa. 
Junto con las patatas añadid los guisantes, cubrid con agua del grifo,  y cuando el conjunto final esté bien cocido, rectificáis de sal y retiráis del fuego. Lo dejáis reposar unos diez minutos con la olla cerrada para que se asienten los sabores, y después ya podéis servirlo y degustar este delicioso plato. 
Pues ésta ha sido la propuesta de hoy. Espero que fuera de vuestro agrado. Nos vemos dentro de unos días con una nueva receta. Os espero!!!
Mientras os deseo a todos una feliz semana

9 comentarios:

  1. Yo soy mucho de guisos también, aunque en esta época que entra poco los puedo hacer por el desacuerdo familiar. El de costillas, así tan rico como el tuyo, lo hago a veces porque queda buenísimo, a las pruebas me remito, ese plato tiene un aspecto que alimenta, me lo comería enterito y me quedaba tan ancha.
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mi encantan los platos de cuchara aunque los días de mas calor no apetezcan, un plato como el tuyo aunque haya que dejarlo templar también lo pongo ,se ve delicioso
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísima !!!
    Es uno de los platos preferidos de mi madre, y con lo mala comedora que es, cuando se lo pongo por delante, me lo rebaña.
    Iba leyendo el paso a paso, y oye casi lo hacemos igual, aunque no utilizo nunca la pulpa de pimiento, le pongo pimentón.
    Te ha quedado un plato de lujo y aunque por aquí tenemos días de playa, la cuchara no la dejo ni en verano, aunque me tenga que abanicar con la otra mano jaja
    Me ha encantado Maca, un plato delicioso de verdad.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Maca! Verás, en casa de mi madre los platos de cuchara se hacen todo el año. Ella asegura que a mediodía siempre hay que tomar una comida caliente y para ella eso es sinónimo de cuchareo.

    Recuerdo los últimos veranos, antes de casarme, que llegaba a casa a las tres y cuarto de la tarde, con casi cuarenta grados en la calle, y me estaba esperando un plato bien calentito de lentejas... ¡creía morir! Pero ella no desistía y sigue sin hacerlo y continúa poniendo en su mesa platos de cuchara casi cada día del año haga frío o calor.

    Yo los platos de cuchara los dejo en torno al mes de junio, algunos años julio si el tiempo se viene un poco menos caluroso, y no regreso a ellos hasta finales de septiembre o más según aguante el calor entre nosotros. Por eso estoy apurando al máximo ahora para hacer platitos de cuchara y que mi marido no ponga caras extrañas ja ja ja

    También me pasa un poco como a ti. Hay platos que hago casi cada semana y pasado un tiempo y sin razón aparente dejo de prepararlos y pueden pasar hasta años antes de hacerlos de nuevo.

    Este guiso que nos traes tiene muy buena pinta y auque no soy muy fan de la carne cocida o estofada creo que me lo comería con gusto

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Un guiso muy bueno ami me gusta bastante , besitos guapa

    ResponderEliminar
  6. Me encantan estos platos de cuchara de toda la vida. Un clásico que siempre queda muy rico.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola Maca. Esta entrada se me había pasado y al comentar la de los pimientos rellenos de tortilla me ha parecido que no la había visto, lo he comprobado y efectivamente, no lo había hecho así que subsano el error jj.
    A mí me gusta mucho la costilla pero en casa a mi mujer ni a mis hijos no les llama por lo que raras veces la preparo. Si la quiero me la tengo que hacer para mí solo jj y eso hago de muy tarde en tarde.
    Tal como la has preparado no me cabe duda de que estará de fábula. Un plato de cuchara que siempre apetece, a mí no me importa comerlo tanto si hace frío como si hace calor. Las cosas ricas se comen en todo momento y tu plato lo es. Delicioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho la costilla de cerdo guisada la hago muchas veces ,seguro que esta tuya esta de muerte relenta no lo siguiente ,se ve divinisima.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, menudo guiso rico nos has preparado, el caldo se ve riquísimo....y estos platos siempre apetecen...besitos :-)

    ResponderEliminar