jueves, 24 de septiembre de 2015

Ensaladilla rusa




Por un momento, estuve dudando sobre si incluir o no esta receta en el blog, porque es tan universal que todo el mundo la sabe hacer. Además tiene la particularidad de que admite muchos y variados ingredientes, y cada cual le añade o suprime según su propio criterio o sus gustos personales.
Las dudas pronto se disiparon, y finalmente como podéis ver, la incluí en el blog, pues éste nació con la principal finalidad de recopilar todas mis recetas, y siendo así ésta no podía faltar de ninguna manera, pues la ensaladilla en mi casa se prepara desde que tengo uso de razón, aunque si hago memoria, la primera ensaladilla que recuerdo haber comido fue el día de mi Primera Comunión. Ya la había comido antes, pero no sé por qué recuerdo la de ese día, en cambio del resto del menú  no me acuerdo,  sólo sé que había ensaladilla :-)
Era un 15 de junio de principios de la década de los 80, hacía muy buen tiempo ese día, y vinieron a comer a casa todos mis tíos con sus respectivas familias. Con el dinero de los regalos que recibí, mis padres me amueblaron el dormitorio :-)
Tengo recuerdos muy bonitos del día de mi Primera Comunión, y algún que otro no tan bonito, pues la noche anterior me cayó un diente :-( y luego en la sesión de fotos estaba muy seria, supongo que por indicación de mi madre :-)
Con el tiempo no puedo evitar que la nostalgia y la melancolía me invadan recordando todo esto, porque muchas de las personas que me acompañaron aquel día ya no están: mis abuelos, mis padrinos..., pero la pérdida más dolorosa ha sido la de mi padre, aunque desde allá arriba me da fuerzas para afrontar los obstáculos que se van presentando, y sobre todo para cuidar de mi madre que sufre demencia. Gracias papá, por tu ejemplo y ayuda, y gracias mamá, por todas las sonrisas que me regalas a diario.
Bueno, después de este viaje por los recuerdos, vamos ya con la receta, para ser exactos, con mi receta de ensaladilla rusa.
Ingredientes:
-600 gr. de patatas
-4 zanahorias
-200 gr. de guisantes
-200 gr. de judías verdes
-300 gr. de atún en conserva (peso escurrido)
-1 bote de aceitunas verdes
-3 huevos enteros
-1 tomate
-1/2 cebolla
-12 palitos de cangrejo o surimi
-3 pimientos morrones en conserva
-mayonesa
Ingredientes de la mayonesa:
-2 yemas de huevo
-250ml de aceite de oliva
-un chorro de vinagre de vino
-sal
Preparación:
Lo primero es cocer en abundante agua con sal las patatas, las zanahorias, los guisantes y las judías. Cuando estén cocidos los escurrimos y los dejamos enfríar, y luego cortamos las patatas en dados, las judías en trozos pequeños, y las zanahorias en rodajas, y echamos todo en un bol. En un recipiente aparte, cocemos los tres huevos, los dejamos enfriar, los picamos y los añadimos al bol. Echamos también las aceitunas y el atún escurrido, y los palitos de cangrejo, los pimientos morrones, el tomate, y la cebolla todo ello bien picado.
Después si optamos por hacer la mayonesa en casa, echamos en el vaso de la batidora las yemas de huevo, el aceite de oliva, una pizca de sal y un chorro de vinagre. Metemos el brazo de la batidora hasta el fondo del vaso, y batimos sin moverlo hasta que veamos que empieza a emulsionar, entonces movemos arriba y abajo para que termine de hacerse. Probamos y rectificamos de sal si es necesario, y la añadimos al bol, e incorporamos bien con el resto de ingredientes. Finalmente pasamos la ensaladilla a una fuente de servir y adornamos al gusto, y la guardamos en el frigorífico hasta el momento de llevarla a la mesa.

viernes, 18 de septiembre de 2015

Detalles para invitados 2015


La entrada de hoy va dedicada a Mencía, cuya llegada a este mundo en enero del año pasado,  ha llenado de vida y alegría la pequeña aldea en la que vivo. Espero que algún día, en la edad adulta, lea esto, y que comprenda que lo hice por y para ella, con todo el cariño del mundo.
Todo empezó, porque como sabéis en celebraciones especiales tales como bodas, bautizos, comuniones, etc. es costumbre entregar a los invitados un obsequio a modo de recordatorio y como agradecimiento por su asistencia. Hace años lo habitual era regalar alguna “figurita” o alguna foto enmarcada en un  cuadro, los cuales irremediablemente iban a parar al mueble de la sala, y allí permanecían durante años, aunque fuera un tanto a disgusto, porque nos daba pena deshacernos de  ellos, de manera que el salón de casa terminaba pareciéndose a un museo a pequeña escala.
De un tiempo a esta parte, hubo un cambio de tendencia, y ahora los anfitriones suelen regalar a sus invitados pequeños objetos que aunque no tengan gran valor, por lo menos tienen una utilidad. Estos objetos pueden ser muy variados: llaveros, sacacorchos, abanicos, bolígrafos, etc.
Aparte de pequeños objetos, también se ha puesto de moda, regalar envases en miniatura con licores o alimentos, como por ejemplo, mermeladas, miel, patés, bombones...,  de manera que como a mí me gusta mucho hacer conservas caseras, un buen día  se me ocurrió que era una buena idea hacer mermelada en casa y envasarla en pequeños botes,  para el bautizo de Mencía.
Como me gustó el resultado, y me divertí muchísimo, tanto haciendo la mermelada como decorando los botes, meses más tarde repetí la experiencia, otra vez con motivo de un bautizo, en esta ocasión de Antón,  el hijo de unos primos.  Os muestro unas fotos que hice a ver si os gusta el resultado, y de paso si tenéis alguna celebración de este tipo a las puertas, igual podéis sacar ideas y elaborar vosotros mismos este tipo de productos en casa, dándole así un toque más personal.

Detalles del bautizo de Mencía y Antón

Cesta con detalles del bautizo de Antón

Detalles del bautizo de Mencía

Bolsas de chuches personalizadas del bautizo de Mencía


                                                       

domingo, 13 de septiembre de 2015

Conserva de judías y zanahorias



Estamos a finales del verano, y en esta estación es cuando se recogen los frutos de la huerta, porque después con el otoño, bajan las temperaturas y se malogran. Lo que ocurre es que se junta mucha cantidad y para darle salida, las conservas son muy socorridas, y nos permiten disponer de las hortalizas de nuestra huerta a lo largo del año, cuando las necesitemos.
En mi caso, a pesar de disponer de una pequeña parcela destinada a huerta, tenía plantados pimientos morrones y de Padrón, tomates, pepinos, lechuga, cebollas, chalotas, repollo, coliflor, berzas, fresas, hierbas aromáticas (hinojo, tomillo y orégano), patatas, judías y zanahorias... Es increíble lo generosa que es la Madre Naturaleza, y ver lo mal que la tratamos (me incluyo) me hace sentir mal. Lástima que pronto se me pasan los remordimientos de conciencia y vuelvo a caer en prácticas inadecuadas, algo voy mejorando, pero aun puedo hacer mucho más de lo que hago.
En la entrada de hoy, lo que os presento, más que una receta, es una técnica para conservar productos de la huerta, en este caso judías y zanahorias. Vamos con ella.

Ingredientes:
-Zanahorias
-Judías
-Agua mineral sin gas (de la embotellada)
-Zumo de limón
-Sal

Preparación:
Lo primero es disponer de botes de cristal debidamente esterilizados, para ello los hervimos en agua (sirve agua del grifo) durante unos 15 minutos (los botes y las tapas)
Mientras se esterilizan los botes lavamos bien las hortalizas, luego cortamos el rabito y la punta de las judías, y pelamos las zanahorias. A continuación cortamos las judías en trozos pequeños de unos 2cm.  y las zanahorias en rodajas.
Pasados los 15 minutos con los botes hirviendo dentro del agua, los retiramos y los secamos y echamos en ellos las hortalizas, alternando capas de judías y zanahorias hasta llenar los botes.
A parte, mezclamos 1 litro de agua mineral sin gas (de la embotellada), el zumo de medio limón, y dos cucharaditas (de las del café) de sal de mesa, removemos bien y llenamos los  botes con esa agua hasta arriba, luego los tapamos y los hervimos durante una hora. Pasado este tiempo los retiramos del agua,  y los dejamos boca abajo hasta que enfríen por completo, así habrán hecho el vacío, y ya los podemos etiquetar y guardar en la despensa, y después cuando queramos hacer una ensaladilla rusa, por ejemplo, sólo es vaciar el bote.
Yo he optado por hacer una mezcla de judías y zanahorias, pero lógicamente se pueden envasar por separado. Se pueden también envasar las judías enteras, y la zanahoria se puede rallar previamente y luego seguir el mismo procedimiento (aunque en este caso no necesitaría 1 hora de cocción, bastaría con unos 15 ó 20  minutos). Otra posibilidad es embotar en el mismo recipiente judías, zanahorias y guisantes. En fin, las posibilidades son múltiples, y con esta técnica se mantienen todas las propiedades organolépticas de los alimentos.




lunes, 7 de septiembre de 2015

Pan de Calatrava


El Pan de Calatrava en un dulce originario de la región de Murcia, aunque con el tiempo se ha extendido al resto de la geografía española, convirtiéndose en un clásico de los postres.
En realidad se trata de una variante del puding de pan, que se elabora con restos de bollería: magdalenas, bizcochos, brioches, etc.
Resulta sorprendente la diferencia que hay entre degustar una porción de este postre y un trozo de cualquier producto de bollería en sí mismo, pues aunque el Pan de Calatrava se elabora con restos de bollería, tiene una textura y un sabor totalmente diferente a éstos, ambos son exquisitos pero muy diferentes...¡es la magia de la cocina!
Para disfrutar plenamente de este delicioso postre, es conveniente guardarlo en la nevera de un día para otro, pues el frío y el paso de las horas hace que se "asienten" los sabores, y lo que en un principio es un postre de origen humilde que nos sirve para aprovechar las sobras de otros productos, termina convirtiéndose en una auténtica delicatessen.
El Pan de Calatrava que hoy os presento, lo hice con restos de un roscón (como el Roscón de Reyes) que preparé días atrás, pues recientemente se celebraron las fiestas patronales en mi localidad, y es tradición en la zona, los días de fiesta, poner a los postres roscón ó bizcocho acompañados de queso y membrillo, además de alguna tarta o pastel. En mi caso hice roscón, y como suele suceder, sobra mucha comida, así que el roscón que me sobró lo corté en tres porciones y lo congelé, de modo que ahora puedo hacer el Pan de Calatrava cuando más me apetezca.
Vamos ya con la receta sin más dilación.

Ingredientes:
-1/2 litro de leche
-6 huevos
-250 gr. de azúcar (50gr. para el caramelo)
- 250gr. de restos de bollería (magadalenas, bizcochos, roscón,...)
-canela en rama ó vainilla
-cáscara de limón
-nata montada (opcional)
Preparación:
Empezamos por aromatizar la leche, para ello la ponemos a hervir junto con la corteza de limón y una rama de canela ó vainilla. Cuando haya hervido apagamos el fuego, retiramos la cáscara de limón y la rama de canela, añadimos 200 gr. de azúcar, removemos para que se disuelva, y dejamos enfriar. Cuando ya esté fría la leche le añadimos los 6 huevos bien batidos, y reservamos.
Aparte en una sartén antiadherente, ponemos 50gr. de azúcar y una cucharada de agua al fuego,  para hacer un caramelo líquido. Cuando tome color, lo echamos en un molde y cubrimos el fondo y las paredes del mismo con el caramelo.
Posteriormente troceamos  el producto de bollería que hayamos elegido para elaborar este postre y lo echamos en el molde, y a continuación añadimos la mezcla de huevos y leche.
Finalmente introducimos el molde en el horno al baño María, a 180° calor arriba y abajo, durante 45 min. aproximadamente. Para saber si está cuajado, pinchamos con un palillo, y si sale limpio es que ya está listo, de manera que apagamos el fuego y lo retiramos del horno. Cuando haya enfriado, lo guardamos en la nevera cubierto con papel film (para que no absorba los olores de los otros alimentos que haya en la nevera) y en el momento de servir lo desmoldamos y adornamos al gusto, con nata montada, frutos rojos, guindas, etc.
Observaciones:
-La cantidad de bollería a utilizar en esta receta es orientativa, pues de lo que se trata es de reciclar restos de productos de bollería, de manera que podemos utilizar más o menos cantidad dependiendo de lo que nos haya sobrado. A mayor cantidad utilizada mayor consistencia tendrá el postre. Lo que no debemos hacer es apelmazar los trozos de bollería cuando los echemos al molde, para ganar espacio y  que quepa más cantidad, en ese caso es preferible utilizar dos moldes.
-El tiempo de horneado también es orientativo, depende un poco de cada horno. Lo que hay que hacer, es ir comprobando, de vez en cuando, con el palillo.
-A la hora de desmoldarlo, pasamos un cuchillo por las paredes del molde y le damos la vuelta sobre un plato o fuente de servir. En caso de que no baje introducimos la base del molde en agua caliente durante un par de minutos y lo intentamos de nuevo.
-Al sacar el molde del horno el puding baja bastante, pero que no os preocupe, eso es algo normal, porque estamos haciendo un puding, no un bizcocho.
En fin..., con todas estas indicaciones no deberíais tener problemas, así que os animo a que lo preparéis, porque el resultado os sorprenderá seguro.