miércoles, 25 de enero de 2017

Empanada de atún

Esta vez vengo con un clásico de la gastronomía gallega: la empanada. En esta ocasión la hice de atún, pero da igual de qué se rellene, porque es muy agradecida.
En nuestra tierra no hay fiesta que se precie que no te pongan un entrante de empanada, porque con ella siempre aciertas, le gusta a todo el mundo.
Por otro lado tiene la ventaja de que la puedes hacer con antelación, de hecho el relleno yo siempre lo hago la víspera, y luego al día siguiente preparo la masa, así se divide el trabajo en dos jornadas y no resulta pesado.
Os dejo la receta de cómo la preparo yo
Ingredientes:
Para el relleno
-500gr. de atún en conserva (si es en aceite de oliva mucho mejor)
-4 cebollas grandes o 6 medianas
-1 cucharada de pimentón dulce
-aceite de oliva virgen extra
Para la masa.
-700gr. de harina de fuerza (de trigo)
-200ml de agua (tibia, nunca caliente)
-40 gr. de levadura de panadería
-150ml. de aceite del relleno
-1/2 cucharada de sal
Preparación:
Lo primero es hacer el relleno, para ello echamos aceite de oliva en una sartén grande, y cuando esté caliente añadimos las cebollas cortadas en juliana, y rehogamos a fuego suave durante al menos 30 minutos. A continuación apartamos la sartén del fuego y añadimos el pimentón, mezclamos bien y dejamos enfriar, después si hacéis el relleno la víspera como yo, guardáis este sofrito de cebolla en un tupper en el frigorífico hasta el día siguiente cuando vayáis a preparar la masa. En ese momento lo sacáis del frigorífico, y le escurrís el aceite con un colador, del cual reservaremos 150ml. para la masa más otro poquito para pintar por encima la empanada. Y por otro lado mezclamos la cebolla con el atún escurrido, y reservamos también.
Luego para hacer la masa, yo siempre utilizo la panificadora en el programa de amasado con fase de levado, porque así además de ahorrarme el trabajo del amasado a mano, calculo mejor el tiempo, ya que si la masa la dejamos levar a temperatura ambiente puede tardar más o menos, dependiendo de la temperatura que haya en la estancia. Si no tenéis panificadora y hacéis el amasado a mano, se trata de mezclar todos los ingredientes hasta que quede una masa suave, y fácil de manejar. Luego la pasáis a un bol tapado con papel film o con un simple paño de cocina, para evitar corrientes de aire, y esperáis a que doble el volumen. Si hacéis el amasado en panificadora, echáis todos los ingredientes en ella, seleccionáis el programa que corresponda en vuestra máquina al proceso de amasado con fase posterior de levado y listo. En mi panificadora dura un total de 90 minutos, al cabo de los cuales, la masa ya está lista para preparar la empanada, de modo que lo siguiente que hay que hacer es dividirla en dos partes, una un poco más grande que la otra, porque es la que emplearemos para la base y tiene que ser más extensa para luego sellar los bordes y que no se desparrame el relleno cuando se esté cociendo, para ello la estiramos bien con un rodillo, y cubrimos con ella la base de la bandeja del horno, encima echamos el relleno de atún y cebolla que teníamos reservado, y por último cubrimos con la otra parte de la masa después he haberla estirado también con el rodillo. 
Seguidamente cerramos los bordes, desechando la masa sobrante si la hubiera, y pintamos por encima utilizando un pincel de cocina, con un poco del aceite del relleno que teníamos reservado. Por último la llevamos al horno, a 180º grados durante unos 35 minutos aproximadamente, aunque eso depende de cada horno, ya se sabe que cada horno es un mundo y cada cual conoce el suyo :) Cuando veamos que está hecha, la sacamos del horno, la dejamos enfriar, la pasamos a una fuente y la partimos en pequeñas porciones para que cada comensal se sirva a su gusto.
Pues nada más por hoy, nos vemos pronto con una nueva receta, a ver si para entonces nos ha dejado ya la ola de frío que nos asola estos días. Mientras sed felices y abrigaos mucho!!!

lunes, 16 de enero de 2017

Tarta de piña

Hoy vengo con una receta dulce que hice hace ya tiempo, concretamente el 29 de junio del año pasado, para una celebración familiar.
Es una tarta ideal para el verano pero también para la época invernal, en este caso basta con sacarla del frigorífico un par de horas antes de servirla y listo.
Cómo no podía ser de otra forma, hay distintas variantes de esta tarta, algunos utilizan sobaos u otro tipo de bollería para su elaboración, pero yo he preferido hacer un bizcocho casero con un suave aroma a piña.
Antes de contaros cómo se prepara, he de deciros que he utilizado un molde redondo de 22cm. de diámetro para hacer el bizcocho, y luego para la tarta he utilizado uno de 20cm., porque así queda el bizcocho bien ajustado a las paredes del molde, y eso hará que la mezcla de la gelatina impregne el bizcocho como si se tratase de una esponja, sino se colaría por los laterales y el bizcocho flotaría. Aclarado esto, vamos ya con la receta en sí misma, veréis que fácil es.
Ingredientes
-230gr de harina floja
-150gr de azúcar
-230gr de mantequilla a temperatura ambiente
-4 huevos a temperatura ambiente
-1.1/2 cucharaditas de levadura Royal
-150ml de zumo de piña de buena calidad (Pago, Granini, …)
-rodajas de piña en almíbar
-guindas en almíbar (cerezas)
-60gr. de azúcar moreno
-200ml del almíbar de la piña
-250ml de nata líquida
-1 sobre de gelatina de piña Royal
Preparación:
En primer lugar procedemos a hacer el bizcocho en el molde más grade, para ello batimos 200gr de mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta que éste quede bien disuelto. Ha de quedaros una crema de consistencia parecida a la pasta dental. Seguidamente añadimos los huevos de uno en uno hasta que estén todos integrados en la mezcla. Después añadimos 100ml de zumo de piña, batimos de nuevo, y por último añadimos la harina previamente tamizada y la levadura en polvo, mezclamos con una espátula, y reservamos mientras preparamos el molde grande.
Lo primero es untar los bordes con 30gr de mantequilla (aproximadamente) y espolvorear luego con 30gr de harina (aproximadamente) para que después el bizcocho se desmolde sin problema. En la base del molde extendemos el azúcar moreno, encima de éste ponemos las rodajas de piña todo alrededor de la base y colocamos una en el centro de la misma. En el agujero de cada rodaja de piña colocamos una guinda en almíbar, después echamos encima la masa del bizcocho, y lo llevaremos al horno precalentado a 180º durante unos 40 minutos aproximadamente, calor arriba y abajo los primeros 15 minutos, y luego calor solo abajo, hasta que veamos que está cocido. Para comprobarlo pinchamos con un palillo, y si sale limpio es señal de que ya está listo, en ese caso, lo sacamos del horno, lo desmoldamos en caliente antes de que se enfríe el almíbar que se habrá formado en la base, porque sino luego se quedaría pegado, y lo dejamos enfriar.
Aparte en un cazo añadimos la nata líquida y el almíbar de la piña y lo llevamos al fuego hasta que alcance el punto de ebullición, en ese momento añadimos la gelatina de piña disuelta en 50ml de zumo de piña, removemos bien y cuando alcance de nuevo el punto de ebullición lo retiramos del fuego y dejamos que la mezcla pierda temperatura hasta que esté tibia.
Mientras forramos la base del molde pequeño con papel de hornear, introducimos en él el bizcocho dándole la vuelta, es decir, con las rodajas de piña por abajo.
Como os dije más arriba, el bizcocho ha de quedar bien ajustado en el molde más pequeño, para que la mezcla de gelatina no se cuele por los laterales. Finalmente echamos encima la gelatina poco a poco, para que la vaya absorbiendo el bizcocho, en este paso nos podemos ayudar de un tenedor, haciendo incisiones en él para facilitar esta labor. Por último dejamos la tarta en el frigorífico, mejor de un día para otro, y cuando la queráis desmoldar, pasáis el hilo de un cuchillo por los laterales del molde, y le dais la vuelta sobre una fuente redonda adornada con blonda decorativa, retiráis el papel de hornear que habíamos puesto en la base, y voilà, ya tenéis la tarta lista y decorada, con las rodajas de piña y las guindas por arriba.
Es una tarta con un suave sabor a piña que resulta de lo más agradable. Os animo a que probéis y me decís ;)

martes, 3 de enero de 2017

Almejas a la marinera

Antes de nada desearos a todos un Feliz 2017, y después pediros disculpas por esta breve ausencia sin previo aviso, no es que me haya pasado nada especialmente grave, han sido las infecciones respiratorias las causantes de ello… Yo quería pasar unas fiestas tranquilas, y vaya si lo fueron, el día de Nochebuena me fui para cama a las 9, sin cena ni nada… En fin, lo importante es que ahora las cosas van mejor, y espero que sigan así. Además aun queda fiesta por delante, pues aun nos queda la visita de los Magos de Oriente, y para ese día os propongo un plato muy rico y muy popular aquí en Galicia, que son ni más ni menos que las almejas a la marinera. Eso sí, compradlas frescas, nada de congeladas, la diferencia es abismal. Os dejo ya la receta veréis qué fácil es.
Ingredientes (para 4 personas)
-1,5 kg de almejas
-1 cebolla dulce
-2 dientes de ajo
-1 hoja de laurel seco
-2 cucharadas de salsa de tomate casero
-1 cucharadita de pimentón dulce
-1 vaso de vino blanco (el albariño es ideal)
-1vaso de agua
- 2 cucharadas soperas de harina de trigo bien colmadas
-aceite de oliva virgen extra
-perejil picado
-sal
Preparación:
Es fundamental utilizar unas almejas frescas, tan frescas que deben estar vivas (es cruel pero debe ser así..., procuro no pensar en eso cuando las echo a la olla...), y lo primero que debemos hacer es eliminar la arena que tienen dentro, para ello las echamos en un recipiente grande con agua a la que añadimos un buen puñado de sal gruesa y las dejamos ahí por espacio de dos o tres horas. Transcurrido ese tiempo las retiramos, las lavamos bajo el chorro del agua fría, las pasamos a un escurridor, y reservamos.
Aparte en una olla aplanada o en una sartén honda, cubrimos el fondo con aceite de oliva virgen extra de la mejor calidad, añadimos la cebolla picada muy finamente y la hoja de laurel entera, cuando la cebolla esté transparente añadimos el ajo y el perejil bien picados, rehogamos unos minutos más y añadimos la dos cucharadas de salsa de tomate, seguimos rehogando un par de minutos, y luego apartamos del fuego y añadimos el pimentón, removemos bien y agregamos la harina y llevamos de nuevo la olla al fuego, rehogamos la harina otro par de minutos, y luego añadimos el vaso de vino blanco y el vaso de agua, dejamos que se evapore el alcohol y que la salsa se vaya reduciendo hasta que alcance una consistencia de crema ligera, en ese momento salamos al gusto, retiramos la hoja de laurel y añadimos las almejas que teníamos reservadas para abrirlas. Removemos bien para que las almejas se mezclen con la salsa, tapamos la olla y dejamos unos ocho o diez minutos a fuego medio, moviendo la cazuela de vez en cuando para que se integren bien todos los sabores.
En fin, ya veis que no tienen ningún misterio, es una receta muy fácil de elaborar, el único secreto está en utilizar ingredientes de la mejor calidad. Es un plato para un día de fiesta, así que no escatiméis en gastos y procurad que todos los ingredientes , no solo las almejas, estén a la altura de lo que este plato festivo se merece… Quiero decir, que no utilicéis un vino de tetra brick o un aceite de mala calidad, por poner un ejemplo.
Bueno, pues espero que os haya gustado la receta, y si aun no tenéis previsto nada para la comida del día de Reyes, ésta es una opción fantástica. Si probáis ya me diréis.
Nos vemos dentro de unos días con una nueva receta, mientras sed felices y que lo Reyes os traigan muchas cosas buenas ;)