sábado, 17 de junio de 2017

Torta de Guitiriz

La receta que os traigo hoy la preparo desde hace mucho tiempo, no con la asiduidad que quisiera, porque no es precisamente light, pero si por mí fuera haría una torta de Guitiriz cada semana. Así se llama la receta de hoy, y no es más que un bizcocho, una “bica” como la llamamos aquí, que tiene la particularidad de que se elabora con harina de maíz, pero harina de maíz amarillo, no la harina blanca precocida que se utiliza para preparar las famosas arepas venezolanas.
Guitiriz es una localidad lucense, limítrofe con la provincia de La Coruña, y pertenece a la comarca de la “Terra Chá”, cuya capital es Villalba, pueblo por el que siento un especial cariño, pues de allí es natural Pablo, mi pareja, y como no podía ser de otro modo, también tiene su dulce típico, el roscón de Villalba, pero ese queda para otra ocasión.
Volviendo a lo que nos ocupa, la torta de Guitiriz tiene incluso su propia leyenda. Al parecer la Virgen pidió cobijo en varias casas del lugar porque llovía incesantemente, y en ninguna accedieron a sus peticiones. Llamaron entonces a la puerta de una casa en la que habitaba una mujer que tenía varios hijos y vivían en la más absoluta pobreza. La mujer les dijo que cobijo sí, pero que no podía darles de comer porque no tenía qué ofrecerles. Entonces la Virgen le pidió que cogiese cenizas del fuego y que amasase una torta con ellas. Al principio la pobre mujer se mostró incrédula, pero ante la insistencia de la Virgen accedió y cocinó una torta con la que alimentó a todos  los de la casa. Aquella misma noche la lluvia caía cada vez con más intensidad, tanta que al final todo el pueblo quedó sumergido bajo las aguas, quedando solo a salvo la casa de aquella humilde y generosa mujer que le había dado cobijo.
En fin, aunque no sea más que una leyenda merece ser contada, ¿no creéis? Lo que es indiscutible es que este bizcocho no deja indiferente al que lo pruebe. La harina de maíz le confiere un sabor muy delicado y una textura un tanto granulosa que resulta muy agradable al paladar. Si a ello le unimos el aroma de la manteca de vaca cocida, y el aroma del anís, el resultado es indescriptible..., hay que probarla para saber de qué hablo.
Para los que no sois de Galicia, os será difícil encontrar la manteca de vaca cocida, y en ese caso podéis clarificar la mantequilla. Yo nunca lo hice, pero en Internet si buscáis información al respecto la encontraréis sin problema. Y sino utilizad mantequilla directamente, no tendrá ese aroma característico a manteca de vaca, pero seguro que la torta está muy rica igualmente.
En cuanto a la harina, como comentaba más arriba, tiene que ser harina amarilla de maíz y no puede estar precocida. La que he usado en esta ocasión es de la marca Adpan y la compré en los supermercados Dia, La cadena de supermercados Gadis de aquí de Galicia también la tiene a la venta. En otras ocasiones la he comprado allí. En todo caso si tenéis dificultad para conseguirla podéis ir a algún herbolario, que si no la tienen seguro que os la piden. En este caso la harina es fundamental que sea de maíz, es el ingrediente estrella y no se puede sustituir por otro tipo de harina.
Otro apunte antes de dejaros con la receta, es comentaros que lo habitual es prepararla en un molde con agujero central, para que se haga uniformemente por el centro y por los laterales.
Y ahora sí, paso a detallaros la lista de ingredientes y la elaboración paso a paso por si os animáis a preparar la torta de Gutiriz en casa.
Ingredientes:
-8 huevos
-250gr. de manteca cocida de vaca
-180gr. de azúcar
-200gr. de harina amarilla de maíz
-100gr. de harina de trigo con levadura
-ralladura de 1 limón
-1 chupito de anís
-3 gotas de esencia de anís (opcional)
Preparación:
En primer lugar separamos las claras de las yemas y reservamos. Seguidamente con la batidora mezclamos la manteca de vaca a temperatura ambiente con 100gr. de azúcar, hasta conseguir una crema blanquecina. Luego vamos añadiendo las yemas de los huevos una a una, sin añadir la siguiente mientras la anterior no esté totalmente integrada. Cuando hayamos terminado de añadir  las yemas echamos la ralladura de limón, el chupito de anís, y la esencia de anís, y seguimos batiendo unos minutos más para que se mezcle todo. Por último añadimos los dos tipos de harina previamente tamizadas, mezclamos con movimientos envolventes con ayuda de una espátula, y reservamos.
Aparte batimos las claras de los huevos a punto de nieve con 80gr. de azúcar, y las vamos incorporando poco a poco a la mezcla de huevos, harina y manteca, ayudándonos de nuevo de la espátula y con movimientos envolventes.
Ya para finalizar echamos la mezcla en un molde con forma de corona previamente untado y enharinado, espolvoreamos un poco de azúcar por encima para que forme costra (este azúcar no está incluido en la lista de ingredientes) y llevamos al horno previamente calentado,  a unos 200º con calor solo en la parte de abajo, y en la segunda ranura del horno empezando por  abajo, durante aproximadamente 40  minutos.
Antes de sacarlo del horno, pinchamos con un palillo, y si sale limpio es que está hecho, entonces lo retiramos a una rejilla que permita circular el aire por la parte de abajo, y cuando haya enfriado los desmoldamos y servimos en una bandeja con blonda decorativa.
Los que tengáis thermomix también podéis utilizarla para preparar la masa. Para ello debéis seguir los siguientes pasos.
1-Colocamos la mariposa en las cuchillas y vertemos en el vaso las claras de los huevos con  80gr. de azúcar, y programamos 8 minutos (1 por cada clara)/ temperatura 50º / velocidad 3,5.
2-Volvemos a programar de nuevo 8 minutos /velocidad 3,5 pero esta vez sin temperatura.
3-Retiramos el merengue que acabamos de conseguir y lo reservamos.
4-Sin lavar el vaso, y con la mariposa en la cuchilla, añadimos la mantequilla y el azúcar restante (100gr.) y programamos velocidad 3 hasta obtener una mezcla cremosa y blanquecina.
5-En ese momento vamos añadiendo las yemas una a una, sin añadir la siguiente mientras la anterior no esté totalmente incorporada.
6-Un vez añadidas todas las yemas, retiramos la mezcla a un cuenco, y con la ayuda de una espátula, incorporamos  en varias tandas las claras que teníamos montadas, con movimientos envolventes.
A partir de aquí la preparación es la misma que por el método tradicional que os detallo más arriba.
Espero que la receta de hoy haya sido de vuestro agrado. Dentro de unos días nos vemos de nuevo con una propuesta. Os espero a tod@s
¡Sed  felices!

8 comentarios:

  1. He probado pocas tortas con harina de maiz y ninguna con manteca cocida de vaca, por eso me parece tan especial tu receta y por eso también me gustaría probarla, pero la tuya, la original, debe tener un sabor increible por todos estos ingredientes y por el chupito de anís que le da un aroma y un gusto a los dulces buenísimo. Te van a llegar muchas visitas este finde.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he echo la torta de guitiriz y la tengo en pendientes desde hace años ,a ver si de este año pasa y la hago seguro que esta de muerte relentisima la foto del corte es de lo mas tentador.
    Te ha quedado de relujo no lo siguiente.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  3. Tengo que hacerla. Esta muy rica, la he probado comprándola en Guitiriz y nos encantó. La historia de la torta, muy curiosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Una historia muy curiosa , la torta se ve riquisima la manteca de vaca no la he visto por aqui , me encantaria probar un trozo con una rica taza de cafe besitos

    ResponderEliminar
  5. Maca lo mío con esta torta ha sido amor a primera vista ¡no te puedes imaginar lo tentadora que me ha resultado la foto de hoy!

    Ese corte es precioso ¡voy a ver si aquí en DIA tienen esa harina y si no la buscaré por Internet! así casi se encuentra todo lo que buscamos. La manteca de vaca es otro cantar, aunque yo no desespero...

    La historia que nos cuentas es muy bonita. Una historia como otra cualquiera fruto de la tradición popular y seamos o no creyentes merece ser contada y ser escuchada y por supuesto transmitida de generación en generación para mantener vivas nuestras raíces.

    ¡Me ha encantado la receta de hoy!

    ¡BEsos mil!

    ResponderEliminar
  6. Que interesante leyenda que bueno que no se pierdan las tradiones como la gastronomia, un beset

    ResponderEliminar
  7. Hola Maca. Antes de nada quiero darte las gracias por tu felicitación por mi santo. Ha sido un detalle y te lo agradezco de corazón.
    Me ha gustado mucho la historia que abre esta entrada. No sé si tendrá algo de cierto pero ahí está. La tradición nunca hay que olvidarla.
    Y tampoco se debe olvidar como hacer esta delicia de torta y que gracias a ti ya queda para la posteridad.
    Viendo las fotos uno ya se hace la idea de la delicia que debe ser. Un corte que invita e incita a cogerlo y comenzar a saborearla porque sin duda se disfrutaría probándola. Me ha encantado.
    Que pases un buen fin de semana y que disfrutes del verano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me has despertado una curiosidad tremenda por esta torta, no me extraña que quisieras hacerla más veces de lo que lo haces.

    La leyenda le aporta un aire incluso nostálgico a la receta

    Abrazos!!

    ResponderEliminar