miércoles, 21 de octubre de 2015

Dulce de membrillo

Hoy vuelvo de nuevo con una receta dulce y muy otoñal: el dulce de membrillo. 
Realmente tengo que reconocer que aunque prefiero la primavera y el verano, el otoño también tiene sus encantos, pues aunque llega el frío y la lluvia, y la vegetación se apaga, al otoño no le falta colorido, ya que los tonos verdes de la primavera, dan paso a una amplia gama de tonalidades pardas, ocres y rojizas, que tiñen de color el paisaje y le otorgan un encanto especial.
Aparte de paisajes evocadores, el otoño nos trae también otros regalos muy apetecibles como las setas, las castañas, o el mismo membrillo, del que versa la entrada de hoy.
El membrillo es un fruto muy aromático, pero muy astringente y duro, por lo que no se puede comer crudo, pero preparado como os muestro a continuación, es una autentica delicia. Vamos con ello.
Ingredientes:
-1kg. de membrillos (pelados y limpios)
-750gr. de azúcar
-zumo de 1 limón
Preparación:
Lo primero es lavar los membrillos y quitarles esa vellosidad aterciopelada que los recubre. Luego se pelan y se les saca el corazón y las pepitas. Una vez limpios, se pesan y se echan en una olla cortados en trozos. Posteriormente se le añaden 750gr. de azúcar por kg. de fruta (pelada y limpia) y el zumo de un limón, y los dejamos macerando durante unas 24 horas. Transcurrido el tiempo de maceración veremos que nuestros membrillos han soltado mucho líquido, es entonces el momento de ponerlos al fuego y una vez que empiecen a hervir, continuar con la cocción a fuego medio, removiendo de vez en cuando,  durante una hora. Después trituramos con la batidora y envasamos en tarrinas.
Cuando enfríe habrá cuajado y podemos cortar en láminas a nuestro gusto.
El dulce de membrillo se guarda perfectamente durante meses en el frigorífico, y en el congelador aguanta más de un año.
Observación:
Yo puse los ingredientes para un kg. de membrillos, luego dependiendo de la cantidad de membrillos que tengamos añadimos la parte proporcional de azúcar, la cual no debe bajar del 75%, porque sino luego tendríamos dificultades para que cuaje. Por lo demás, respetando el porcentaje de azúcar con respecto a la fruta, y el tiempo de cocción, el éxito está asegurado, y el resultado, aparte de ser más sano y natural,  no tiene comparación con el dulce de membrillo industrial. ¡Probad y me decís!

martes, 13 de octubre de 2015

Crema de verduras



Casi sin darnos cuenta, ya estamos inmersos en pleno otoño, y con la bajada de temperaturas apetecen platos de cuchara, como el que hoy os presento: una crema de verduras, que aparte de estar riquísima, es muy sana, porque aporta muchos nutrientes y apenas contiene grasas, con lo cual las personas que están haciendo dieta, pueden disfrutar de un plato verdaderamente apetitoso.
Es también muy apropiada para los niños, que por lo general, no suele gustarles la verdura, y así camuflada es más fácil que se animen. También es ideal para personas mayores, que tienen más problemas para masticar, pero en general es apropiada para todos, porque como dije está riquísima.
Os animo a que la preparéis, porque todo son ventajas, y como podéis comprobar a continuación, es súper sencilla de elaborar. Vamos con ello.
Ingredientes:
-4 puerros
-4 patatas medianas
-3 calabacines medianos
-1 cebolla
-3 zanahorias
-1 tomate
-2 muslos de pollo
-1 ajo
Preparación:
Colocamos una olla al fuego, cubrimos el fondo con aceite de oliva, y echamos los puerros, las zanahorias, la cebolla y el ajo picados. Removemos de vez en cuando, y pasados unos minutos echamos los calabacines y el tomate troceados, rehogamos todo junto unos minutos más y luego añadimos los muslos de pollo y las patatas cortadas en dados, cubrimos todo con agua fría, salamos y dejamos hervir hasta que esté la carne de pollo cocida. Luego sacamos la carne a un plato, reservamos y con la batidora trituramos la verdura.
Después retiramos la piel y el hueso del pollo, y la carne la picamos y la añadimos a la olla. Ponemos de nuevo al fuego hasta que levante el hervor, y ya está lista la crema para llevar a la mesa y servir.
Observaciones:
Esta receta yo no la preparo siempre con los mismos ingredientes, en esta ocasión utilicé los que he descrito, pero depende un poco de lo que tenga a mano. Lo que nunca debe faltar para que esté igual de rica es el puerro, la patata, el calabacín y el pollo, todo lo demás aunque falte algún ingrediente, o añadamos otros que no figuran en la lista, no influye demasiado en el resultado final.
En cuanto a las cantidades, son orientativas,  se puede utilizar más de un ingrediente y menos de otro, sin que eso afecte tampoco al resultado. Y hablando de cantidades, con las que yo utilicé da para unas ocho raciones, lo que ocurre es que yo la guardo en un tupper en el frigorífico, y así tengo crema para dos ó tres días, que con lo rica que está nunca aburre :-)


lunes, 5 de octubre de 2015

Flan de coco

Hoy vengo con un postre facilísimo que utiliza como ingrediente protagonista el coco, el cual unos (entre los que me encuentro) adoran y otros en cambio detestan. Quizás sea por su sabor tan pronunciado, pero el caso es que con el coco no suele haber término medio. Sin embargo en esta receta, solo uso el coco rallado para la decoración final una vez desmoldado, porque para elaborar el flan  he utilizado leche de coco, la cual le otorga un sabor más suave y sutil, así que os animo a todos a que lo prepararéis. Os dejo ya con la receta.



Ingredientes:
-450gr. de leche condensada
-400ml. de leche de coco
-300ml. de leche entera
-6 huevos
-coco rallado (para la decoración final)
-50 gr. de azúcar (para el caramelo)
Preparación:
La preparación, como la de cualquier otro flan, es muy sencilla. Lo primero es batir los huevos en un cuenco, seguidamente incorporamos la leche de coco, la leche entera y la leche condensada y batimos bien hasta que quede una mezcla homogénea, y reservamos.
A continuación precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo. Luego, hacemos el caramelo, y para ello ponemos al fuego el azúcar con unas gotas de agua, y con cuidado de no quemarnos, vamos removiendo hasta que se forme el caramelo, y lo echamos en el molde o flaneras individuales que vayamos a utilizar, cubriendo bien  la base y los laterales. Posteriormente echamos la mezcla de huevos y llevamos al horno, al baño María, durante unos 45minutos, hasta que veamos que está hecho. Para comprobarlo pinchamos con un palillo y si éste sale limpio es que ya está listo para sacarlo del horno. Si durante la cocción, se dorara demasiado por la parte de arriba, colocamos encima del flan un trozo de papel de aluminio, y continuamos con la cocción hasta que esté cuajado.
Una vez fuera del horno, lo dejamos enfriar, y lo llevamos al frigorífico cubierto con papel film hasta el momento de servir, cuando lo desmoldamos y decoramos con coco rallado.