domingo, 23 de octubre de 2016

Melocotones al vino

Hace unas semanas compré en el supermercado unos melocotones que aun estaban algo duros, y como me gusta la fruta más bien madura y en la nevera me estaban ocupando espacio, decidí preparar una de mis recetas favoritas con esta fruta, los melocotones al vino. Por otra parte como eran bastantes, me sobraron de la sobremesa, de modo que los que sobraron los envasé al vacío, así en otra ocasión que me apetezca disfrutar de este exquisito postre, puedo disponer de ellos sin más trabajo que abrir el bote ;)
Os dejo la receta veréis que facilita es:
Ingredientes (para 8 personas)
-8 melocotones 
-1 litro de vino tinto
-500gr. de azúcar
-1 rama de canela
-2 clavos de olor
-la cáscara de una naranja
Preparación:
En primer lugar aclarar que para esta receta conviene usar unos melocotones de calidad, y que no estén demasiado maduros, sino de textura más bien firme. Una vez seleccionados los melocotones, los lavamos bien bajo el grifo del agua fría, y a continuación los pelamos con un pelador o un cuchillo.
Seguidamente los cortamos por la mitad,  y luego les sacamos el hueso, para ello giramos una media mitad sobre la otra en el sentido de las agujas del reloj, y así ya sale una de las mitades. Después para sacar el hueso de la otra mitad, o bien lo intentamos con las manos bien lavadas, o sino con la ayuda de un cuchillo lo sacamos con cuidado de no estropear la pulpa.
Una vez que tenemos los melocotones lavados, pelados y deshuesados los echamos en una olla, añadimos el resto de ingredientes: vino, azúcar, canela, clavos, y cáscara de naranja y dejamos cocer a fuego medio-bajo, por espacio de unos 30 minutos aproximadamente, dándole la vuelta a la fruta a mitad de cocción. 
Por último los sacamos a  un cuenco y echamos por encima el almíbar de vino. Si vemos que éste está muy líquido, dejamos un rato más al fuego, hasta que reduzca un poco y alcance la consistencia de un almíbar ligero y luego lo añadimos a los melocotones y esperamos a que enfríen a temperatura ambiente y después llevamos el cuenco con los melocotones al frigorífico, tapado con papel film, hasta el momento de servir.
Para servir podéis utilizar un plato de postre y cortar en gajos una o dos mitades de melocotón por comensal, regar por encima con un poco de almíbar de vino y acompañar de un rosetón de nata o una bola de helado. También podéis servirlo en cuencos individuales. 
En el caso de que queráis envasarlos al vacío como hice yo con los que me sobraron, solo tenéis que esterilizar los botes, para ello sirve con lavarlos en el lavavajillas, o bien hervir botes y tapas en una olla durante unos 15 minutos, después los secamos bien, tanto los tarros como las tapas y llenamos bien con las mitades de melocotón, y luego rellenamos con el almíbar. Por último cerramos los botes procurando que tanto la boca de los mismos, como las tapas queden bien limpias y secas, e introducimos en una olla con agua hirviendo al fuego, durante unos 15 minutos. Transcurrido este tiempo se sacan los tarros del fuego, se les da la vuelta dejándolos boca abajo sobre la encimera, hasta que estén completamente fríos. 
Para aseguraros de que un tarro ha hecho bien el vacío, podéis hacer una prueba en la tapa, si ofrece resistencia al empujarla hacia abajo es señal de que el vacío se ha hecho correctamente, y esa conserva se mantendrá en perfecto estado durante muchísimo tiempo, si la guardáis en un ambiente fresco y seco y alejado de la luz solar.
Nada más por hoy, espero que os haya gustado la receta y aunque ahora los melocotones ya habrán prácticamente desaparecido de los mercados, podéis ponerla en práctica usando en su lugar peras, que están igual de ricas o más ;)

domingo, 16 de octubre de 2016

Cabrito con guarnición de patatas rústicas


La receta que os traigo hoy es una receta de fiesta, propia de días de celebración como navidades, cumpleaños o días así muy señalados del calendario, entre otras cosas porque el cabrito es más caro que otras carnes, aunque  la diferencia en el precio se ve luego compensada con el resultado en el plato... Lástima que la foto no le haga justicia, porque os aseguro que está realmente exquisito. Os dejo la receta por si os interesa ponerla en práctica algún día y comprobarlo.
Ingredientes (para 4 personas)
-2 paletillas de cabrito troceadas
-1 vaso de aceite de oliva virgen extra
-1/2 vaso de vino blanco
-1 pimiento rojo
-3dientes de ajo
-1 cebolla
-4 zanahorias
-8 patatas medianas
-azafrán
-sal
Preparación:
En primer lugar ponemos una cacerola al fuego y echamos el aceite, cuando éste esté bien caliente doramos la carne para que quede bien sellada y no pierda los jugos durante la cocción, primero doramos por un lado y luego le damos la vuelta y la hacemos por el otro lado. Cando esté dorada por todo la sacamos a un plato o fuente y reservamos.
En el mismo aceite en el que hemos dorado la carne, echamos los tres dientes de ajo cortados en láminas, cuando empiecen a dorarse añadimos la cebolla cortada en juliana, y al cabo de unos minutos añadimos el pimiento cortado en trozos grandes y las zanahorias peladas y sin cortar si son pequeñas o cortadas por la mitad si on grandes Lo dejamos rehogar todo junto unos minutos, y luego volvemos a echar la carne que teníamos reservada, removemos todo para que la carne se impregne del sabor de las verduras y al cabo de unos minutos echamos el vino blanco, la sal y unas hebras de azafran. Dejamos que se vaya haciendo todo a fuego muy lento, durante una hora y media aproximadamente,  removiendo de vez en cuando. Si vemos que durante la cocción se consume todo el líquido le añadimos un poco de agua pero en pequeña cantidad y según lo vaya necesitando.
Cuando  la carne está casi a punto, echamos abundante aceite en una sartén (este aceite no figura en la lista de ingredientes) y freímos en él las patatas previamente lavadas, pero sin pelar, y cortadas en gajos.
Por último servimos la carne con unos pimientos rojos por encima, y acompañada por las patatas fritas y las zanahorias. Finalmente regamos tanto la carne como las patatas con la salsa resultante, y ya tenemos el plato listo para servir a la mesa y triunfar ;)
Hay otras formas de hacer el cabrito y el cordero que son más conocidas y que por supuesto están también deliciosas, como por ejemplo en caldereta, o al horno (mejor si es un horno de leña) pero ésta última receta la dejo para más adelante, porque si bien ahora he podido cumplir uno de mis mayores sueños, que era tener un horno de leña (lo trajimos de la localidad zamorana de Pereruela) aun me falta cogerle el punto, ya que apenas lo he usado, en verano porque hacía mucha calor, y ahora desde que me reincorporé al trabajo  por falta de tiempo.

domingo, 9 de octubre de 2016

Dulce de manzana

Hace unos días he visto una viñeta de un conocido humorista, que me hizo gracia. En ella aparecía un grupo de gente en la playa, unos bañándose y otros tumbados en la arena tomando el sol, y en medio un hombre vendiendo castañas asadas. Si a algo asociamos las castañas es al otoño, a los días fríos e incluso lluviosos, pero este año no solo no llueve (cosa que personalmente agradezco), sino que a juzgar por las altas temperaturas pareciera que seguimos en verano, y como la cosa no cambie vamos camino de comer las castañas asadas a la orilla del mar ;)
Pese a las altas temperaturas en las horas centrales del día, lo cierto es que las noches caen frías, y por las mañanas apetece tomar algo calentito… Esta oscilación térmica es una señal inequívoca de que el otoño ha llegado, y con él además de las castañas, llegan también los membrillos, las uvas, algunas variedades de manzana, y un montón de frutos más.
Pues de manzanas precisamente va la receta de hoy, en concreto el dulce de manzana, que es ideal para aprovecharlas cuando tenemos un excedente de ellas y queremos evitar que se nos estropeen, ya que el dulce de manzana lo podemos congelar, y así aguanta un sinfín de tiempo,  luego cuando lo vayamos a consumir lo sacamos unas horas antes del congelador, y después lo mantenemos en el frigorífico una vez abierto, y así se conserva muchísimo tiempo, entre otras cosas porque el azúcar actúa como conservante natural.
La elaboración es idéntica a la del dulce de membrillo, con la salvedad de que las manzanas no se pelan, pues es en la piel donde guardan la pectina, una sustancia que hará que el dulce de manzana cuaje.
También en sabor recuerda en parte al dulce de membrillo, aunque resulta quizás un poco más suave... La verdad es que no sabría por cuál decantarme, los dos están exquisitos.
Os dejo ya con la receta
Ingredientes:
-1.200 gr. de manzanas.
-1.000 gr. de azúcar
-zumos de un limón
Preparación:
Lavamos bien las manzanas bajo el grifo del agua fría, sobre todo si son compradas, pues podrían tener restos de pesticidas. Luego las descorazonamos, las cortamos en gajos no muy grandes y las echamos en una olla. Por encima echamos el zumo de limón y el azúcar y dejamos macerar durante 12 horas aproximadamente. Yo lo que hago es dejarlas macerando toda la noche, y luego a la mañana siguiente sigo con la preparación.
Una vez transcurrido el tiempo de maceración, podréis comprobar que parte del azúcar se ha disuelto y la mezcla está más líquida. Ese es el momento de poner la olla al fuego y dejar cocer por espacio de 50 minutos a 1 hora. Después trituramos todo con la batidora, y por último pasamos por un colador chino para retirar restos de las pieles de las manzanas.
Para terminar solo nos queda envasar el dulce de manzana, esperar a que enfríe, y luego guardarlo en el congelador hasta que lo vayamos a consumir.
Observaciones:
Para que el dulce de manzana cuaje sin problema son importantes dos cosas: la primera utilizar las manzanas sin pelar, porque como os dije más arriba, es en la piel donde se concentra la mayor parte de la pectina. Y el otro detalle a tener en cuenta es el porcentaje de azúcar empleado, que no ha de ser inferior al 80% de la fruta.
Con estos consejos no deberíais tener ningún problema, así que si os gusta la receta no dudéis en ponerla en práctica. Os encantará seguro ;)

sábado, 1 de octubre de 2016

Berenjenas fritas con miel de caña


Los que me seguís ya sabéis lo mucho que me gusta la cocina, sobre todo la cocina tradicional. Pues bien, otra de mis grandes pasiones es viajar y conocer la cocina típica de cada región, y la receta que hoy os traigo, berenjenas fritas con miel de caña, conocidas también como berenjenas al estilo mozárabe, porque fueron los árabes los que la introdujeron en la península, son un aperitivo típico del sur de España, más concretamente de Córdoba, donde las sirven como tapa en muchos bares.
La miel de caña o melaza tiene altos porcentajes de hierro, cobre, magnesio y varias vitaminas del complejo B. Procede de los residuos de cristalización final del azúcar, de los cuales ya no se puede obtener más azúcar por métodos físicos.
Se denomina ingenios a las empresas que procesan la caña de azúcar, y en toda Europa solo hay una, y está precisamente en España, en concreto en Málaga, en la localidad de Frigiliana. La empresa es De la Torre S. A., y la miel de caña la comercializa bajo el nombre de Ingenio Nuestra Señora del Carmen. La podéis encontrar en herbolarios, en el Corte Inglés y en el Mercadona.
Os dejo ya con la receta, veréis que fácil es.
Ingredientes:
-2 berenjenas
-1 lata de cerveza
-aceite de oliva para freír
-harina para rebozar
-sal
-miel de caña
Preparación:
Lavamos las berenjenas, las cortamos en bastoncitos o en rodajas como prefiráis, luego las salamos y las dejamos en reposo en un escurridero durante media hora, para que suden y pierdan parte del agua que contienen. Después las pasamos a otro recipiente, las cubrimos con cerveza y las dejamos en reposo otra media hora, (lo de echarle cerveza es para que luego no absorban aceite de la fritura, pero no le da ningún sabor)
Mientras ponemos una sartén con aceite al fuego, y cuando esté caliente, escurrimos las berenjenas de la cerveza, las secamos bien con papel de cocina, y luego las enharinamos, las freímos por ambos lados  y las retiramos a un plato sobre papel de cocina para absorber el aceite sobrante. Cuando las tengamos todas fritas, las retiramos a una fuente de servir, echamos por encima unas cucharadas de miel de caña, y servimos aun calientes que es cuando están bien crujientes y cuando mejor sabor tienen.
Espero que os haya gustado esta rica receta, y los que aun no la conocéis, no dudéis en ponerla en práctica, os sorprenderá seguro :)